El voluntariado, un pieza clave

El voluntariado es uno de los pilares de la entidad. Mujeres y hombres que han estado siempre presentes (ya desde la apertura del albergue Cardenal Casañas) acompañando desde la escucha activa a las personas atendidas.

El perfil de los voluntarios y voluntarias ha ido cambiando a lo largo de los años. Inicialmente eran sobre todo personas mayores con mayor tiempo disponible y con una mirada asistencial. En la actualidad, aunque este perfil continúa presente, se ha ampliado y se ha han incorporado jóvenes así como madres y padres, cabezas de familia, con trabajos muy exigentes y puestos de responsabilidad, que buscan espacio en sus vidas para compartir con personas en situación vulnerable y aprender con ellos. Con esta suma de miradas, se ha enriquecido el acompañamiento beneficiando tanto al propio equipo de voluntariado, como a la propia entidad y a las personas atendidas.

Conforme la entidad ha ido creciendo, también lo ha hecho el equipo de voluntariado. Actualmente forman parte del equipo cerca de 100 personas voluntarias, mientras que hace 10 años eran 29. Este incremento del 231% es un claro ejemplo del valor del voluntariado en la entidad. Destaca que hace 10 años el 52% del equipo de voluntariado lo conformaban hombres, mientras que, en la actualidad, son las mujeres las que están más presentes en este grupo, siendo el 64%.