Somos una familia, no hay rechazo porque todos somos iguales

Los pisos tutelados para las personas con discapacidad es una oportunidad para darles más libertad y autonomía. También les ayuda a sentirse más acompañados y se crea un ambiente muy familiar.