Una nueva mirada para atender al paciente crónico complejo en la Fundació Althaia

Fundació Althaia

Los requerimientos asistenciales y sociales del paciente crónico complejo están llevando a un cambio de modelo asistencial y organizativo en todos los niveles implicados basado en la innovación. Hay que adaptar la estructura a las necesidades de un paciente para quien la hospitalización convencional no es siempre el recurso más idóneo. Justamente su paso por el hospital debería ser más ágil, identificando de manera rápida y adecuada el dispositivo más conveniente en cada caso.

Es en este contexto en el que surge el proyecto de atención integrada sanitaria y social al paciente complejo de la Fundació Althaia a través del cual se están poniendo en marcha diferentes recursos asistenciales y sociales que permiten atender al paciente crónico complejo desde una mirada más global, no sólo centrada en su situación clínica. Su rápida identificación en el servicio de Urgencias, con una herramienta propia de valoración multidimensional, la Unidad de Atención Intermedia, la Unidad de Transición, y los nuevos circuitos entre el hospital de día, la Unidad Funcional de Atención a la Complejidad de atención primaria y la Unidad de Hospitalización a Domicilio responden a esta nueva realidad y permiten dar pasos adelante en la mejora de la atención de los pacientes complejos.

A través de un equipo multidisciplinar que se coordina entre sí y que empieza a trabajar con esta mirada más global, se está consiguiendo transformar el modelo asistencial y social de atención a este tipo de pacientes. Se trata de ofrecer una atención centrada en la persona en la que se tienen en cuenta sus diferentes dimensiones, no sólo la clínica, sino también la funcional, la cognitiva y la social. De esta forma se consigue un mejor control del paciente y, en caso de que empeore, se puede asignar rápidamente el dispositivo asistencial y social más adecuado.

Gracias a los distintos recursos asistenciales y sociales, siempre que sea la solución más conveniente, el paciente es atendido en su domicilio, evitando ingresos hospitalarios convencionales innecesarios y disminuyendo los riesgos que una hospitalización convencional puede conllevar. A la vez, mejora el confort para el paciente y sus familiares al no precisar desplazamientos, permanecer en su entorno y, todo ello, sin prescindir de los servicios asistenciales necesarios.

[video en catalán]

Fundació Althaia - Manresa (Barcelona)