Jesús Abandonado lanza el proyecto de sensibilización 'Game Room' en los centros educativos de la Región de Murcia

Revista IN, nº 266 (2019)

La labor de sensibilización de la Fundación Jesús Abandonado Murcia, desarrollada junto con la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, ha sido realizada hasta el momento en más de 150 centros educativos, alcanzando a 15.000 alumnos en toda la Región de Murcia.

Para este curso 2018/2019 el proyecto de Sensibilización y Educación para el Desarrollo de Jesús Abandonado se suma al reto mundial establecido en la Agenda 2030 de los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas. Así, se crea y pone en marcha un juego educativo a realizar en las aulas de Secundaria, Bachillerato, ciclos formativos (grado medio y superior) y universidades de la Región de Murcia, utilizando las estrategias propias de los Escape Room con el fin de aprender jugando.

El objetivo principal es conseguir a través del juego que los alumnos conecten con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030, especialmente con el ODS 4.7. Es decir, desarrollar en los jóvenes actitudes de colaboración y ayuda mutua hacia las personas que se encuentran en situaciones desfavorecidas, desestigmatizando y desterrando tópicos y prejuicios sobre los colectivos más vulnerables, y fomentar la puesta en práctica de valores como: escuchar, opinar, concienciar o participar.

La historia del Game Room Objetivo 2030 traslada a los participantes a un escenario donde el progresivo e ignorado calentamiento global del planeta Tierra ha producido la traslación de la órbita terrestre y el cambio de polaridad, provocando a su vez una serie de desastres naturales como terremotos, volcanes, tsunamis y huracanes, que están asolando la vida en todas sus formas. El llamado Gabinete de Crisis de Gestión de Catástrofes Naturales descubre una manera de parar el proceso degenerativo de la Tierra, dando una oportunidad a la humanidad de volver a comenzar. Usando el mineral "fulgoantrapacita", se podría producir una cantidad de energía que al detonar, fuera capaz de revertir la situación. Este material está agotado, pero es posible su obtención viajando en el tiempo hasta el Paleolítico, la Edad Media, el Siglo XIX y el Siglo XXI. Así, cada equipo de alumnos debe viajar hasta uno de esos periodos históricos, encontrar un resto de fulgoantrapacita y llevarlos hasta el futuro.

El concepto de la actividad didáctica Game Room Objetivo 2030 está inspirado en las tradicionales salas o juegos de escape, donde los participantes se enfrentan a una serie de aventuras donde deben resolver desafíos utilizando pistas o, como en este caso, sugerencias que la figura de los facilitadores de la Fundación Jesús Abandonado Murcia les irán dando. Los alumnos son agrupados en diferentes grupos, a los cuales se les asigna una caja con las pruebas que deben resolver dentro del límite de tiempo de 45 minutos. Cada caja está encuadrada en un periodo histórico con sus propias instrucciones y características, como el Paleolítico, la Edad Media, el Siglo XIX y el Siglo XXI.

El equipo técnico de la Fundación Jesús Abandonado está presente en todo momento en el aula o la sala donde se desarrolla la actividad Game Room Objetivo 2030. Su papel es el de ayudar a los alumnos participantes en momentos puntuales que requieran asistencia, permitiendo además con su propia presencia a la ambientación, y servir de hilo conductor de la propia historia. Asimismo, y una vez concluido el juego propiamente dicho, los técnicos de sensibilización de la Fundación Jesús Abandonado llevan a cabo la segunda parte de la actividad Game Room Objetivo 2030: un coloquio con los alumnos, con el fin de reflexionar sobre lo aprendido en las diferentes pruebas. Un diálogo con espíritu crítico, que sirve asimismo para evaluar las actitudes antes y después de la actividad de todos los alumnos participantes, identificando el grado de compromiso y satisfacción generado, implicando también al profesorado en la observación durante el juego.

Más allá de la atención y asistencia a personas sin hogar, la Fundación Jesús Abandonado, con la ayuda de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios y su ONGD de Cooperación al Desarrollo, Juan Ciudad, apuesta por una transformación real de la sociedad. Para ello, es  necesario entrenar la mirada, aprender a mirar otras realidades, desde el respeto, la cercanía y la solidaridad, principios fundamentales que nos permiten avanzar en la construcción de un mundo mejor para todos. A través de actividades adaptadas a todas las edades, y con la colaboración de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, a través de la Consejería de Presidencia y la Dirección General de Unión Europea, Acción Exterior y Cooperación, y del Ayuntamiento de Murcia, hacemos protagonistas a los alumnos de su propio aprendizaje, para que conozcan las diferentes realidades sociales y las causas de la existencia de la pobreza y la desigualdad. El fin no es solo aprender, sino desestigmatizar y desterrar prejuicios sobre colectivos más vulnerables, al tiempo que se desarrollan actitudes de colaboración y ayuda mutua hacia personas que se encuentren en situaciones desfavorecidas. Todo ello enmarcado dentro del reto mundial establecido por las Naciones Unidas en la Agenda 2030 de los objetivos de desarrollo sostenible.

Fundación Jesús Abandonado - Murcia