El coronavirus en la vida de comunidad

Revista IN nº272-273 (2020)
Autoría

La crisis del coronavirus ha afectado de lleno a la Provincia pues 15 de los 18 Hermanos de la residencia de Mayores y de la Comunidad de Zaragoza se contagiaron, lamentando la pérdida de 4 de ellos. Han pasado por momentos de soledad, angustia y desánimo, pero con la esmerada atención y cuidado de los profesionales del hospital de Zaragoza, lo han podido superar. Han vuelto a una normalidad “relativa”, siguiendo escrupulosamente las normas de higiene y las recomendaciones sanitarias. Agradecidos a los equipos médicos que los siguen atendiendo y no los han descuidado en ningún momento. Y como resalta el Hno. Julián Sapiña, superior de la comunidad de Zaragoza, “como persona que ha tenido el Coronavirus os transmitiría esperanza y optimismo. No es nada fácil encontrarte inútil, encerrado y dependiendo de todos pero por responsabilidad hay que hacerlo así, para no contagiar a los demás”. Algún que otro Hermano de otros centros también han pasado por la experiencia de la enfermedad pero con la atención debida y siguiendo los consejos médicos, han logrado superar este trance. El Hno. José Luis Redrado, que nos hizo partícipe de su diario de cuarentena, y el Hno. Miguel Martín, a través de las páginas del Full Dominical y de un video publicado por el Obispado de Sant Feliu, nos hacía llegar su experiencia. Por suerte, ha pasado.

Por otro lado, el Hno. Luis Marzo marchó hace unos meses a Italia como responsable del nuevo Noviciado europeo de la Orden, situado en la ciudad de Brescia, en plena región de la Lombardía, en la que la expansión del coronavirus ha sido especialmente virulenta. El Hno. Luis nos hizo llegar un video en el que nos contaba cómo han vivido esta situación  excepcional, haciendo hincapié en el coraje y en la esperanza. “El coraje demostrado por la sociedad a la hora de cuidar, acompañar y paliar el dolor de tantas personas -dice el Hno. Luis- y la esperanza que nos ofrece la fe en Dios, esa fe que nos da la fortaleza para sostenernos y dar sentido a estos momentos que nos toca vivir”.

Tanto el Superior General como el Superior Provincial han mantenido informada a la Familia Hospitalaria de cómo iba evolucionando el alcance de la pandemia en las casas de la Orden, advirtiendo desde el primer momento seguir las recomendaciones sanitarias y de higiene para evitar el riesgo de contagio. También se apostó por el confinamiento de los Hermanos Mayores. Desde los órganos de gobierno se alentó a ofrecer lo mejor de nuestro servicio: la Hospitalidad, la generosidad, la colaboración y la entrega. Ambos superiores, en todos sus mensajes, han agradecido a todos los Hermanos y Colaboradores su dedicación por asistir a los enfermos y a sus familias y han mostrado su orgullo porque han sido y siguen siendo testimonios del carisma y de la misión de la Hospitalidad. El Hno. Jesús Etayo destacaba que “estamos muy orgullosos de vosotros, porque una vez más estáis haciendo brillar el carisma y la misión de la hospitalidad, más allá de los discursos y las palabras: con vuestro compromiso, muchas veces al límite, con vuestra sonrisa cuando no tenéis ganas de sonreír, con vuestra continua búsqueda de recursos y medios para asistir mejor, como buenos samaritanos, como nuevos Juan de Dios, que se multiplican por el bien de quien sufre, de quien tiene miedo, del anciano asustado, del joven preocupado.” El Superior General ha pedido también que “nos ayudemos entre nosotros, en las Casas, entre las Casas de las Provincias y entre las Provincias de cada Región. La solución a este problema no es individual, debemos buscarla todos unidos, colaborando y poniendo lo que tenemos al servicio de los demás.” Para añadir que “es momento también de luchar contra esta pandemia en red. Que nadie se guarde nada, delante de las necesidades de los demás.” Desde Curia Provincial se reconocía “la dificultad de llevar adelante el compromiso con los centros” aunque el Hno. José Luis Fonseca valoraba "muy positivamente la aportación de todos los que formamos la Familia Hospitalaria". Centrándonos en nuestra Provincia, preguntamos a los Superiores de las comunidades cómo se desenvolvían ante este nuevo escenario y todos han coincidido en decir que, con las debidas medidas, han seguido con su labor. En algunos casos, como ya se ha comentado, han caído enfermos pero en la medida de lo posible han seguido con sus servicios. La vida en comunidad en la mayoría de casos sigue siendo restringida debido a las recomendaciones sanitarias pero, en muchos casos, está siendo una experiencia positiva de soledad y de encuentro con Dios

COMUNICADO SUPERIOR GENERAL

COMUNICADO SUPERIOR PROVINCIAL

Comunicado n.1 Comunicado n.1
Comunicado n.2 Comunicado n.2
Comunicado n.3 VIDEO
Comunicado n.4  
Comunicado n.5  
Comunicado n.6  
Comunicado n.7  
VIDEO  

Entrevistas a los Superiores de las comunidades [+]

Iniciativas desde Jóvenes SJD

Desde Jóvenes San Juan de Dios se creó dentro de su espacio online, la Capilla Hospitalaria virtual para orar y contemplar con las estaciones del Vía Crucis ante
la situación de emergencia sanitaria por el coronavirus que estamos viviendo. En esta capilla se puede orar por las personas que se han contagiado, por aquellas que nos han dejado, por sus familias, por el personal sanitario que nos atiende y cuida, por las personas que están ayudando a sostener nuestra sociedad en estos momentos de crisis. Es una propuesta para orar desde casa, ya que en muchos lugares las Iglesias estaban cerradas o no había la posibilidad de poder celebrar la fe en comunidad: https://sanjuandedios.wixsite.com/capillahospitalaria

Y por otro lado, del 27 de abril al 3 de mayo se ha realizado la 5ª Semana Hospitalaria de oración por las Vocaciones bajo el lema “Las palabras de la vocación: Dolor, gratitud, ánimo y alabanza” que se ha realizado en medio de la situación difícil que estamos viviendo por lo que se propuso unir a la oración por las vocaciones la
situación de tantas personas que en estos momentos lo están pasando mal. Son muchas las personas que, en estos momentos de pandemia, están siendo atendidas en los centros de la Orden por Hermanos y colaboradores. El Hno. Luis Marzo, miembro de la Comisión General de Pastoral Vocacional y Formación de la Orden, está convencido de que “la vocación a la Hospitalidad sigue siendo una llamada necesaria para la Iglesia y para el mundo y añade que-, se debe seguir  ofreciendo y proponiendo para que sean otros muchos los que descubran en su vida esta vocación y puedan acogerla.”

Curia Provincial - Sant Boi de Llobregat