10 años de Hermanamiento

Revista IN, nº 264 (2018)
Autoría

El Hermanamiento entre el Campus Docent y la Escuela de Enfermería de Mabesseneh ha cumplido 10 años. Se formalizó en 2008 con la intención de colaborar en la formación de los enfermeros/as de Sierra Leone, crecer juntos y abrirnos a nuevos proyectos y posibilidades. Desde el Campus hemos aportado conocimientos y recursos materiales y didácticos, mejoras en las infraestructuras y hemos desarrollado un programa de becas de estudio para alumnos con problemas económicos. De allí, hemos recibido el calor y la Hospitalidad de toda una comunidad y nos hemos llevado a casa el placer de una experiencia inolvidable y enriquecedora, que nos acompañará de aquí en adelante.

Diez años han pasado ya desde que el Campus se hermanó con la Escuela de Mabesseneh. El tiempo ha pasado en un suspiro pero siguen embargándonos las mismas ganas de mejorar, el mismo amor por la profesión enfermera y sobre todo por la educación y formación de profesionales que han de desarrollar en su país el modelo juandeniano del cuidado. Seguimos también con el mismo deseo de abrir el camino a nuevos proyectos.

La primera vez que oímos hablar del Hospital de los Hermanos de San Juan de Dios en Sierra Leone y de la posibilidad de abrir una Escuela de enfermería fue en 2008, cuando se le pidió al Campus que evaluara un programa curricular para solicitar al Gobierno la autorización de apertura de centro, para poder impartir el programa Sate Enrolled Comunity Health Nurses (SECHN), el programa básico de enfermería del país.

En 2012 algunos miembros del Campus recibimos una invitación para participar en la graduación de la primera promoción de estudiantes y colaborar en la entrega de los diplomas. De ese modo, también se nos daba la oportunidad de conocer el centro de Mabesseneh y evaluar las nuevas necesidades que iban surgiendo y que la Escuela había expresado en los últimos tiempos. La experiencia resultó muy gratificante, pues, como no podía ser de otra forma, todos caímos rendidos ante la cálida acogida que recibimos, no solo por parte de los Hermanos, los estudiantes o el personal de la Escuela, sino por el conjunto de la comunidad. Una muestra impresionante de la Hospitalidad de la Orden. A pesar de la dura realidad de sus habitantes, Sierra Leone resultó ser un lugar de abrazos, sonrisas y camaradería, donde uno no podía salir a la calle sin verse colmado por el entusiasmo y el afecto de sus gentes. El grupo quedó especialmente encantado con el programa de hermanamiento y pudimos comprobar de primera mano la utilidad de la inversión realizada. Los libros, las becas, el material escolar y los proyectos de mejora permitían cubrir necesidades reales y verdaderas, pudimos conocer a los estudiantes becados, abrazarlos, recibir su agradecimiento, pero sobre todo manifestarles que íbamos a seguir ayudando, que estudiaran, que se graduaran, que se emplearan con todas sus fuerzas cuando fueran profesionales en mejorar las condiciones sanitarias y asistenciales, de su país. Cada euro destinado en el proyecto por el Campus tenía allí un enorme retorno.

Durante ese mismo año, se recibió en Barcelona la visita de Beatrice Bengali, la jefa de estudios de la Escuela, para realizar una pequeña estancia de un mes. Durante la misma se le mostraron las formas en que se trabajaba en el Campus, se compartió con ella el material didáctico, los sistemas de evaluación que se utilizaban aquí y el modo en que se organizaban las tutorías para los alumnos que realizaban prácticas hospitalarias. De su estancia salieron otros muchos proyectos nuevos, como el de comunicación entre los alumnos del Campus y Sierra Leona que emprendió nuestra profesora Jennifer Suárez.

La epidemia del Ébola

En febrero de 2013 se acudió de nuevo a la graduación de los estudiantes. El encuentro, dinamizado por el Consejo Provincial de la Provincia de San Agustín, permitió a los representantes del Campus conocer las nuevas necesidades de la Escuela y pactar fórmulas para poder cubrir las más urgentes. Pero todas las iniciativas se interrumpieron poco después, cuando la epidemia de Ébola obligó a todo el mundo a enfocar sus esfuerzos en paliar la crisis. La institución tuvo que cerrar, como sucedió con el resto de centros educativos del país. Estudiantes y profesores se vieron obligados a regresar a sus casas y muchos de ellos no volvieron nunca más. El Ébola afectó a la comunidad en todos los aspectos. Por su causa se clausuraron muchas empresas, los inversores se marcharon y cientos de personas perdieron su empleo. La falta de recursos unido al desconocimiento y la ausencia de una higiene adecuada a las circunstancias supuso que muchas familias tuvieran serios problemas para salir adelante. Pero la epidemia no solo afectó a la gente de a pie, los hospitales tuvieron que cerrar en varias ocasiones y muchos de los miembros del personal médico perdieron la vida mientras trataban de restablecer a sus pacientes. El Ébola supuso un duro golpe para Sierra Leona. Sin embargo, durante ese tiempo el Campus no dejó de trabajar junto con la Escuela de Massebeneh y se mostró más que dispuesta a ayudar en todo lo que fuera posible.

El Campus destinó una gran parte de la ayuda económica a financiar medios de protección para los estudiantes, batas, guantes, mascarillas y gafas, ya que estos debían acudir a los centros de prácticas portando su propio material, dado que los Hospitales que los recibían no podían proporcionárselo.

Se logró volver a la normalidad dos años después, en junio de 2016, ocasión que el Campus aprovechó para asistir a la Escuela, que ya había reanudado las clases. Llegó con nuevos proyectos debajo del brazo y la ilusión de poder participar un año más en la graduación de una nueva hornada de alumnos. La ceremonia fue un acto emotivo, aderezado con largos discursos, música y baile.

Meses después de que la OMS hubiera dado por finalizado oficialmente el brote de Ébola, se llevó a cabo en el Parc Sanitari una exposición que recordaba el episodio y reflexionaba sobre las causas que habían propiciado la expansión de la enfermedad en los países pobres. Se ponía de manifiesto el acceso desigual a los servicios de salud y las cifras eran alarmantes al comparar los datos entre Sierra Leona y Cataluña, donde la población es similar. Mientras que en Cataluña la esperanza de vida es de 82 años, en Sierra Leona está en los 46 años. Y mientras en Cataluña cuentan con 1600 pediatras, en Sierra Leona tienen sólo 2.

Acreditación para la Escuela de Mabesseneh

En 2016 desde el Programa de Hermanamiento se decide impulsar el programa de formación superior para enfermeras, el State Registered Nurses (SRN), que contaba con el soporte del Estado, la Fundación África Viva y la financiación de La Caixa. A fin de obtener la acreditación de éste para la Nursing School de Mabesseneh, se plantearon varios objetivos que meses después empezaron a cumplirse y dieron paso a nuevas líneas de acción. La clave del éxito fue la decisión de trasladar al país como expatriada y por un año a Jennifer Suárez, con el encargo de hacer posible un proyecto tan importante para el país y para la Escuela de Mabesseneh, como la acreditación de los estudios y su posterior impartición.

Para lograr la acreditación, el primero de los objetivos propuestos fue organizar y gestionar la biblioteca y la sala de informática para ofrecer a los alumnos un espacio para el estudio y la consulta. Gracias a la Biblioteca SJD, a la Fundación África Viva, a Mammy Isha Daramy Kabia y al Campus Docent se obtuvieron libros de ediciones recientes sobre materias como anatomía y fisiología, enfermería pediátrica, obstetricia y ginecología, entre otras. Se organizaron, también, talleres de bienvenida para ayudar a los nuevos estudiantes en el uso y las herramientas que ofrece la biblioteca. Además, se contó con varios ordenadores más, internet y zona wifi para los alumnos. Gracias a todas estas tareas y otras muchas, el 18 de octubre de 2016, varios miembros de la Nursing Board de Sierra Leone acudieron para evaluar la Escuela a fin de lograr la acreditación del programa SRN. Después de seis horas de exhaustiva reunión, la Nursing School fue la primera escuela del país en obtenerla. La acreditación presentaba algunas áreas de mejora, que tenían que solucionarse en el período de un curso académico para poder seguir impartiendo la titulación.

En 2017, el Campus recibió la visita de Hossinatu M. Kanu, presidenta del Colegio de Enfermeras de Sierra Leona. La acompañamos junto el Hno. Michael Koroma, director de la Nursing School, para estrechar lazos y fortalecer el programa de hermanamiento. Durante su estancia, la presidenta tuvo la oportunidad de visitar las instalaciones del Campus, relacionarse con algunos profesores y estudiar el área de simulación clínica situada en el edificio Sant Agustín del Parc Sanitari SJD en Sant Boi. Además, la presidenta del Colegio de Enfermeras formó parte del equipo de profesores del Campus que participaron en el Congreso Internacional de Enfermería del 27 de mayo al 1 de junio.

A lo largo de 2017 se inició un programa de formación financiado por el Campus, para enfermeras del Hospital, en dos ámbitos diferenciados. Por un lado, la formación en servicio para la mejora de las competencias y habilidades técnicas, y por el otro, la preparación de los créditos formativos necesarios, para poder acceder a los estudios de SRN. En este último grupo se matriculó un grupo reducido de enfermeros del Hospital, de los que superaron las pruebas cuatro de ellos.

En la visita para la graduación del equipo del Campus de marzo 2018, se llevó a cabo la reacreditación de la titulación y de la Escuela. Se presentaron todas las evidencias recogidas a lo largo del curso: agendas, programas, calificaciones y pruebas de evaluación. Se presentaron protocolos y rúbricas de nueva creación preparadas por la profesora del Campus Jennifer Suárez e implementadas por los docentes de la Escuela, así como la documentación de soporte de la titulación. Se mostró también el espació de simulación existente en el Hospital, una sala equipada con material de teórico prácticas que permite, en el mismo lugar donde estas se realizan, profundizar en una técnica o abrir un espacio de reflexión y debate. Así mismo, Jennifer había empezado a desarrollar un modelo básico de atención de enfermería que se mostró al comité de evaluación, quien elogió los esfuerzos del equipo docente y reacreditó el curso y la Escuela.

En esta visita se llegó también al compromiso de becar a tres de los cuatro enfermeros del Hospital que se presentaron y aprobaron las pruebas de acceso a SRN y se detectó la necesidad de formación específica sobre el proceso de atención de enfermería y el modelo juandeniano de cuidado, para los profesores de la Escuela, con la finalidad de que pudieran posteriormente transmitirlo a los estudiantes. Para trabajar a fondo este tema se desplazó a Sierra Leona durante tres semanas del mes de agosto el profesor del Campus, Óscar Bautista.

La experiencia de estos años nos ha enseñado que la tarea pendiente es mucha y que de forma constante aparecen nuevas posibilidades de colaboración. Se cubre una necesidad y de forma inmediata aparece otra derivada de la anterior. Se ponen las bases para avanzar en formación continuada para mejorar la asistencia y los estudiantes lo que nos piden es su ingreso en la Escuela para cursar una formación reglada. Somos conscientes y trabajamos para poder ir de forma segura, atendiendo todas estas necesidades emergentes que aparecen después de cubrir las necesidades básicas en estos diez años de hermanamiento. Este avance nos llena de orgullo porque se ha hecho posible con mucho esfuerzo y dedicación.

Continuaremos el trabajo con un objetivo muy claro: empoderar a nuestros compañeros de Sierra Leona dándoles las herramientas para que puedan actuar con competencia profesional tanto en el Hospital como en la Escuela y que entonces nuestra presencia sea solo de acompañamiento y asesoría. Nunca estarán solos y nos tendrán para lo que necesiten, pues Mabesseneh y el proyecto de hermanamiento forman parte del Campus para siempre.

Campus Docent Sant Joan de Déu - Barcelona