Religiosos sanitarios presentan un manifiesto a favor del cuidado y alivio del sufrimiento al final de la vida

23/06/2021

Comprometidos con el alivio del sufrimiento y el cuidado de la vida, la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, la Orden de Religiosos Camilos en España, Hospitales Católicos de Madrid, la Conferencia Española de Religiosos CONFER y la Federación Nacional LARES hemos presentado hoy, 23 de junio, una jornada abierta en la que hemos mostrado nuestro posicionamiento en torno a la Ley de Eutanasia que entra en vigor esta semana y, también, hemos firmado un manifiesto conjunto.

Desde el respeto a la dignidad humana se exige no dañar la vida ni la integridad personal, sino  promover y cuidar la vida, actuando para aliviar el sufrimiento. En este contexto, la sedación paliativa correctamente indicada, cuando no son efectivas otras medidas, y administrada previo consentimiento del paciente, respeta y humaniza el proceso del final de la vida mitigando el sufrimiento intenso e incoercible.

En el manifiesto se constata que la sociedad puede hacer posible que personas con vidas frágiles o muy limitadas se encuentren integradas y acogidas, dedicando suficientes recursos sanitarios y sociales que hagan posible afrontar estas situaciones. Para lo que ofrecemos nuestro compromiso con la humanización del cuidado de la vida de las personas sin pretender alargarla o acortarla irresponsablemente.

Temor a una cultura del descarte

Como delegado general de los Religiosos Camilos, comprometidos con una muerte digna desde hace más de 400 años, José Carlos Bermejo ha promovido la adhesión al manifiesto. “Tememos que la ley de la eutanasia desmotive a personas que necesitan cuidados para vivir dignamente y con sentido; que intereses espurios generen demanda de ayuda o ejecución de eutanasia; que disminuya el compromiso social por salir al paso de la soledad no deseada y de los cuidados dignos en la dependencia, así como prácticas indiscriminadas de sedación no correcta. En definitiva, tememos una cultura del descarte en torno al sufrimiento y el morir”.

Por ello, Bermejo ha destacado que el Centro San Camilo ha incluido en su Código Ético el rechazo a cualquier planteamiento eutanásico: “Como institución perteneciente a la Iglesia Católica seguimos sus directrices morales y apostamos por cuidar y acompañar a las personas al final de la vida y a sus seres queridos”. Por lo que ofrecen acompañamiento integral y holístico, respetando las voluntades anticipadas de los pacientes.

Compromiso que compartimos en la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, referentes en la atención paliativa y a enfermos crónico en España desde nuestra implantación hace ya más de 30 años. El director del departamento de Ética en San Juan de Dios, José María Galán ha explicado que “percibimos una creciente sensibilidad social ante el sufrimiento al final de la vida y queremos expresar públicamente que seguimos comprometiéndonos con la paliación del dolor y el sufrimiento humanos, ofreciendo la aplicación eficaz de unos Cuidados Paliativos de gran calidad que, a la vez, respeten la vida sin provocar la muerte. Confiamos en que nuestra capacidad de acogida, acompañamiento y cuidado de las personas en las fases finales de la vida aliviarán su sufrimiento. Y nos hacemos solidarios con ellas a través de nuestra Hospitalidad para ayudarles a afrontar el último periodo de su vida que puede ser experimentado como el más difícil vivir”.

Por su parte, el Hno. Amador Fernández, Superior Provincial, ha destacado que "con nuestro modelo de atención centrado en la persona apoyamos el derecho a la vida digna y a la buena muerte, una muerte que puede ser vivida con garantía de acompañamiento y cuidados adecuados, libre de sufrimiento".

Asimismo, han mostrado su apoyo al manifiesto Juan Vela, presidente de LARES Federación; Olga Ginés, presidenta de Hospitales Católicos; y Rosa Abad, responsable del área sociosanitaria de CONFER, en una mesa redonda sobre la actividad de cuidado al final de la vida.

Previamente, la jornada comenzó con la ponencia Cuidar al final. Posicionamiento ético a cargo de José María Galán González-Serna.

Tras la lectura del manifiesto las entidades convocantes han invitado a adherirse a otras congregaciones y asociaciones católicas dedicadas al cuidado de la salud, así como a profesionales sociosanitarios.