El programa de Protección Internacional de la Fundació Germà Tomàs Canet en Manresa atendió casi 200 personas en 2018

llar sjd
10/04/2019

La Fundació Germà Tomàs Canet, que forma parte de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, ha atentido durante el 2018 un total de 198 personas solicitantes de asilo, en el marco del programa de Protección Internacional que se lleva a cabo en Manresa, según informaron en rueda de prensa, sus responsables. La Fundació asumió la gestión de este programa a finales del 2017 en las instalaciones de la Llar Sant Joan de Déu, antigua residencia de las Hermanitas de los Pobres, que fue reformado para adecuarla a las necesidades del proyecto. 

Según el informa presentado, el perfil de los atendidos por el programa de Protección Internacional son familias con hijos menores de edad y que se encuentran en situación vulnerable. De las personas que han pasado por la Llar Sant Joan de Déu durante el 2018, un 48% son hombres y un 52%, mujeres. Casi la mitad són menores de edad (49%).

Por nacionalidades, el colectivo predominantes es de personas procedentes de Síria, que representa casi un 30% del total. El segundo grupo más numerosos es el de venezolanos, con un 23%. El resto de personas atendidas vienen de Georgia, Honduras, Ucraina, Colombia, Pakistan, Yemen, Argelia, El Salvador, Iran, Nicaragua, Sahara Occidental, Líbano y Rusia.

Esta labor se realiza en el marco del Programa de Acogida y Protección Internacional que financia el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Primera fase: acogida

El programa de Protección Internacional se estructura en dos fases. La primera es la de acogida y tiene una duración de 6 meses. Durante este tiempo, las personas atendidas residen a la Llar Sant Joan de Déu y tienen cubiertas todas sus necesidades básicas en cuanto a alimentación, higiene y ropa. También reciben el apoyo de diferentes profesionales como psicólogos, trabajadores sociales, educadores sociales, docentes, enfermera, integradores y abogados, entre otros, así como de los servicios generales de la Llar y de la Fundació Germà Tomàs Canet, que los acompañan y los asesoran para que el proceso de adaptación a la nueva situación sea lo más satisfactorio posible.

Uno de los principales objetivos de esta primera fase es preparar los usuarios para iniciar una vida autónoma fuera del centro. Por este motivo, se los ofrece formación en lengua catalana y castellana y se promueve su implicación en la comunidad a través del contacto con diferentes entidades de la ciudad como pueden ser clubes deportivos, centros cívicos, centros de enseñanza o entidades culturales.

Segunda fase: preparación para la autonomía

Después de los 6 meses de la fase de acogida, los usuarios del programa de pasan a vivir de manera autónoma fuera de la Llar Sant Joan de Déu. Esta fase tiene una duración de un año, durante el cual las personas continúan siendo atendidas por los profesionales de la Fundación, pero viven en pisos de alquiler y llevan una vida autónoma. Durante el 2018, 81 personas han pasado a esta segunda fase. Los municipios donde han instalado su lugar de residencia han estado Manresa, Cardona, Súria, Sant Joan de Vilatorrada, Sallent, Monistrol de Montserrat, Castelldefels, l'Hospitalet de Llobregat y Sabadell.

Encontrar un piso y un trabajo son dos de las grandes dificultades con las que se encuentran las personas usuarias del programa. Desde la Fundació Germà Tomàs Canet se trabaja para favorecer su inserción laboral a través del Programa Laboral de Mosaic. Durante el 2018 se ha ayudado en el proceso de busca de trabajo a 73 personas, 66 de las cuales han participado en diferentes cursos de formación. También se han hecho contactos con cerca de una octogésima de empresas y se ha conseguido formalizar 10 contratos de trabajo.

[+ información sobre la Llar Sant Joan de Déu]

[+ información sobre la atención de refugiados en la Provincia]