Encuentro anual de los responsables de los Servicios de Atención Espiritual y Religiosa

Encuentro anual de los responsables de los Servicios de Atención Espiritual y Religiosa
14/05/2013

Los días 13 y 14 de Mayo, en la sede de Curia Provincial ha tenido lugar el encuentro anual de los responsables de los Servicios de Atención Espiritual y Religiosa de los centros de la Provincia  de Aragón - San Rafael. Viqui Molins, religiosa Teresiana, dedicada plenamente al ámbito de la exclusión social nos ha hablado de la importancia que supone recobrar la dignidad humana para aquellas personas a quienes las circunstancias y la sociedad les ha arrebatado. Su charla sobre La dignidad recobrada. De camino con Jesús resucitado ha hecho hincapié en los valores fundamentales del Evangelio y los gestos simples, pero profundos y significativos, de acercamiento y amor que Jesús tuvo para con los enfermos y excluidos, y que aún hoy son modelo para nuestra acción. Desde esta perspectiva pudimos profundizar en la visión que el Dr. Josep Ramos nos ha ofrecido sobre la Atención Integral que orienta la acción sanitaria y social de nuestras casas.

El Hno. Santiago Ruiz nos ha presentado el documento La Pastoral según el estilo de San Juan de Dios editado en Roma el 2012 por la Comisión  General de Pastoral.  Ha insistido en el hecho de que la Pastoral de la salud y social forman parte del ADN de nuestra Familia Hospitalaria y nos recordó que la actitud de Jesús hacia los enfermos y excluidos va mucho más allá de la acción sacramental apuntando hacia la sanación integral. En relación a todo ello Josep Miralles s.j.,  profesor y responsable del SAR (Servició de Atención Religiosa) de ESADE, a lo largo de su exposición sobre La Atención Espiritual y Religiosa en Organizaciones seculares y pluralistas que se rigen por valores nos ha animado a encarar los retos que supone hoy día la rotura entre una sociedad homogénea, cristiana e injusta con la que se encontró Juan de Dios, a una sociedad secular y pluralista, excluyente e injusta en la que estamos inmersos plenamente, y que pide una nueva espiritualidad, un nuevo lenguaje, unos nuevos gestos y símbolos que indiquen el camino del Reino  por el que dio su vida Jesús.