Cuadro de los Mártires Hospitalarios en la Iglesia de la Casa de Los Pisa

Beatos
02/11/2013

Desde el 1 de Octubre está instalado el cuadro de los Mártires "Beato Maurizio Iñiguez de Heredia y 23 compañeros", en la Iglesia de la Casa de Los Pisa (Granada), donde falleció San Juan de Dios el 8 de marzo de 1550. Esta Iglesia, situada detrás de la Cámara santa donde falleció el Fundador de la Orden Hospitalaria, tiene un gran significado para la Familia Hospitalaria. Allí también está colocado otro cuadro del grupo de Mártires que fueron beatificados en el año 1992, los Beatos Braulio María Corres, Federico Rubio y 69 compañeros Mártires.

En estos dos bellos cuadros, pintados por Luis Ruiz, están representados los 95 Mártires Hospitalarios de San Juan de Dios del siglo XX en España, testigos de la Misericordia hasta el martirio.

El próximo 13 de octubre tendrá lugar en Tarragona una celebración donde se beatificaran a 522 sacerdotes, religios@s y laic@s que fueron martirizados durante la Guerra Civil Española. Dentro de este grupo hay 24 Hermanos de San Juan de Dios. La escena que el cuadro representa es el instante mismo en que los hermanos, que acaban de ser víctimas de la barbarie, abandonan su existencia terrena y entran en el cielo, donde San Juan de Dios, con brazos y manos abiertas, los recibe amorosamente.

La corona de espinas simboliza el sacrificio y aquí rodea a la granada coronada de cruz y estrella, símbolo y emblema de la Orden Hospitalaria. Está situada en la intersección de los brazos de una cruz de luz y en el pecho de San Juan de Dios; es el punto, además, desde donde se irradia toda la luz dorada que ilumina la escena y es el centro visual del cuadro. El fondo representa unos espacios arquitectónicos en perspectiva, que le dan un toque de solemnidad y atemporalidad y aporta un gran atractivo a la escena. La escalera ascendente, que fuga hacia el centro luminoso de la arquitectura, es un buen recurso simbólico y visual, es claro signo se ascensión. Sus peldaños forman el estrado donde los Hermanos se han encontrado. Y en un peldaño también está representada la palma, que simboliza el martirio sufrido por todos ellos y que parece que les indícale camino.

Las actitudes de los Hermanos son muchas y variadas: recogimiento, entusiasmo, meditación, asombro, emoción, reflexión, gozo... Unos ayudan a otros, algunos comunican sus sentimientos... Unos se arrodillan, otros miran como despidiéndose, otros señalan al cielo o al padre que los recibe como en un saludo emocionado.

Para dar vida y materialización de la escena, el artista recurre a una "teatralización", donde los personajes, el escenario, las luces y todos los elementos representados... asumen sus correspondientes papeles y dan lugar a una obra coral, cargada de significados, donde se honra a esos héroes del sacrificio y del amor a los demás. Así, el cuadro es un conjunto de formas, composición y color y pretende ser una obra visualmente sugestiva y atractiva.