Clausura San Benito Menni

San Benito Menni
28/04/2015

Del 22 al 24 de abril ha tenido lugar la clausura del año del centenario de la muerte de San Benito Menni en Ciempozuelos (Madrid), donde se ubica la casa Madre de la Congregación de Hermanas Hospitalarias y primer centro fundado por el Menni en 1876, dedicado a la atención psiquiátrica integral. Allí unos 300 Hermanos, Hermanas y colaboradores de ambas Instituciones han celebrado una solemne Eucaristia en homenaje a la figura y el legado de este santo hospitalario.
 
Los asistentes han sido recibidos por la alcaldesa de Ciempozuelos, María Ángeles Herrera, así como por los Superiores Provinciales, la Hna. María del Rosario Iranzo y el Hno. José Antonio Soria. La Eucaristia ha sido presidida por Mons. José Luis Redrado. A continuación ha tenido lugar la recepción de los superiores de ambas órdenes, Sor Anabela Carneiro y Hno. Jesús Etayo.
 
El acto central se ha celebrado el jueves, 23 de abril,  en los jardines de la ermita del Consuelo, con el reconocimiento de Ciempozuelos como Villa Hospitalaria y el descubrimiento de un monolito con una placa que recordará la celebración del centenario de la muerte de San Benito Benni.
 
DIA 22               DIA 23                

Perfil biográfico de Benito Menni

San Benito Menni falleció en Dinán el 24 de abril de 1914 y por ello estos 12 meses transcurridos, desde la apertura del centenario hace un año, han tenido un significado muy especial para la Congregación de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús y la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, durante los cuales hemos celebrado distintas actividades para conmemorar los 100 años de su fallecimiento. nació en 1841 en Milán (Italia), y falleció en Dinán (Francia) con 73 años, siendo una figura de excepcional relevancia en la historia de la atención hospitalaria y el campo de la salud mental, por la gran labor que desempeñó a favor de las personas enfermas, a pesar de las enormes dificultades que encontró, como la escasez de recursos y la estigmatización de la enfermedad mental, la discapacidad y la pobreza.
 
Su legado nos evoca a llegar a los espacios y personas donde otros no llegan, siendo testigos entusiasmados de la Buena Noticia: para recrear el carisma de la Hospitalidad con “Un corazón sin fronteras”.