Clausura del I Congreso Mundial de Bioética de la Orden Hospitalaria

15/09/2017

Tras cuatro días de intensas jornadas de conferencias, debates y grupos de reflexión, se ha clausurado en El Escorial (Madrid), el I Congreso Mundial de Bioética de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, que  ha reunido a 500 personas de más de 25 países, con expertos en diversas disciplinas como la ética, la medicina, la discapacidad, la pobreza y el desarrollo, la economía y la religión.

La última conferencia ha corrido a cargo de Mons. Vincenzo Paglia, presidente de la Pontificia Academia para la Vida, bajo el título “La Pontificia Academia para la Vida y nuevos desafíos de la Bioética”. En su intervención, Paglia ha afirmado que “las nuevas tecnologías, debido a su sofisticación, complejidad y enorme eficacia, se presentan hoy en día como el punto de referencia del desafío ético actual”.

Paglia ha hecho hincapié en que a través del conocimiento disponible hoy, “el organismo del ser humano puede ser analizado, descompuesto y manipulado en su más mínimo componente, situándonos en un horizonte nuevo e impredecible”.

Por todo ello, Paglia considera que la salud será uno de los pilares centrales del futuro sistema económico occidental, y “este horizonte ha de ser estudiado atentamente para poder ofrecer respuestas ético-humanísticas a la altura de los enormes potenciales positivos y negativos que afectan a la sociedad civil y, más generalmente, a las formas de convivencia  humana”.

El periodista Fernando Ónega, que ha seguido y analizado todo lo que se ha dicho en este Congreso Mundial de Bioética, ha presentado 18 conclusiones finales resumiéndolas en esta frase: “si todos somos vulnerables, que nadie sea vulnerado”, con el objetivo de que las personas puedan alcanzar la calidad de vida y la felicidad.

A continuación Mons. Carlos Osoro, Cardenal-Arzobispo de Madrid, ha animado a los Hermanos de San Juan de Dios a continuar con su labor, impulsada por la cultura de la Hospitalidad y el encuentro.

En último lugar ha intervenido el Hno. Jesús Etayo, Superior General, quien ha resaltado lo siguiente: “Hemos descubierto la amplitud de la bioética y espero que el Congreso nos sirva para mantener el compromiso por seguir trabajando y abordando las nuevas situaciones que el mundo nos plantea en nuestros días”.

El Hno. Etayo ha agradecido también la asistencia a todos los participantes, así como la ayuda de los colaboradores y entidades que han ayudado a financiar el Congreso y que han hecho posible la celebración del mismo.

[+ info]