El Centro Residencial de Emergencias Sociales de la Llar Sant Joan de Déu de Manresa ha acogido 63 personas sin hogar en su primer año de funcionamiento

09/07/2021

El Centro Residencial de Emergencias Sociales de Manresa, gestionado por la Fundació Germà Tomàs Canet en la Llar Sant Joan de Déu, ha registrado en su primer año de funcionamiento una ocupación media de diez personas al mes. El albergue social tiene como objetivo cubrir temporalmente las necesidades básicas de personas y familias que se han encontrado en situación de sin hogar de forma sobrevenida, ofreciendo el apoyo socioeducativo necesario para que estas personas puedan recuperar las capacidades y los recursos para vivir de manera autónoma en un entorno comunitario. El albergue social, que está concertado con el Ajuntament de Manresa, cuenta con un total de 9 habitaciones destinadas a personas solas o familias con menores de edad a su cargo y tiene una capacidad máxima de 18 plazas.

El período de tiempo en la entidad depende de las necesidades y la voluntad de cada caso. La estancia media ha sido de 53 días por persona, una cifra que creció hasta los 78 días en aquellos casos en los que se superó con éxito el periodo de acogida. De hecho, el porcentaje de personas atendidas ha ido ascendiendo: en los últimos siete meses -entre noviembre de 2020 y mayo de 2021- la ocupación media ha sido del 68,5%. En total, el nuevo dispositivo ha dado servicio a 63 personas.

La antigua residencia de las hermanitas de los pobres, ubicada en la calle Saleses, acoge otros proyectos junto con otras instituciones y entidades: las duchas sociales -un espacio para que quien lo necesite pueda ducharse en condiciones dignas y acceder a ropa limpia (en colaboración con la Fundació Convent de Santa Clara) -; la Unidad Dependiente de residencia para presos en tercer grado (con el Departament de Justicia); y el Centro de Protección Internacional para la acogida de personas refugiadas (dependiendo del Ministerio).

Después de que la pandemia retrasara la puesta en marcha del centro y en su momento no se pudo inaugurar, este miércoles tuvo lugar una visita institucional a las instalaciones, con la presencia del alcalde de Manresa, Marc Aloy Guardia; de la regidora de Acción e Inclusión Social, Mariona Homs Alsina; del presidente de la Fundació Germà Tomàs Canet, Salvador Maneu, y de su directora, Anna Prats.