Esto también ha sido una lección, un aprendizaje"

Hace unos días me pidieron que contara mi experiencia con pacientes coronavirus. No sé si podré llegar a reflejar todo lo que ha pasado por mi mente, lo intentaré porque han sido días difíciles de asimilar, días con un volumen importante de emociones desbordadas: miedo, impotencia, tristeza, desesperanza…

Acostumbrada al manejo de pacientes de cirugía, de la noche a la mañana, me encontré frente a enfermos pluripatológicos, enfermos infectados con un virus del que poco se sabía más allá de que era altamente contagioso y en incontables casos, letal.

Llevo muchos años como enfermera. Nada de lo que había hecho hasta ahora me había preparado para este desafío profesional. Pero, sobre todo, nada me había preparado para este desafío emocional. La distancia física, el aislamiento, la muerte en soledad, nos hacía sentir que perdíamos la conexión con el paciente y, en definitiva, era “eso” lo que me había hecho elegir mi profesión.

El tiempo fue pasando. También fue variando mi percepción inicial. Ver actuar a mis compañeros hizo que fuera consciente que esto podía ser, también, una lección, un aprendizaje. Y así ha sido. Solidaridad, compañerismo, empatía, disponibilidad, generosidad y un apoyo incondicional que nos ha hecho un equipo fuerte, capaz de tender puentes y superar barreras, incluida  una de las más difíciles para nuestra profesión: la del cuidado del paciente en la distancia.

Gracias a quienes estuvisteis y mucho ánimo a los que continuáis.

Hospital San Juan de Dios - Pamplona