Itinerario de inclusión social

SJD Serveis Socials Valencia
SJD_SS_VAL_1

Presentamos un itinerario de inclusión que pretende ir más allá de ofrecer una solución temporal y de emergencia de carácter paliativo. Procuramos, a través de una metodología holística, lograr una intervención de calado y contribuir así a que las personas beneficiarias superen la situación en que se encuentran inmersas. Dado que la reincidencia dentro del colectivo es elevada trabajamos la prevención a través del seguimiento externo.

El estudio sobre personas sin hogar de la ciudad de Valencia, publicado en 2015 por el Ayuntamiento de Valencia (Valiente, Olmeda, Villa, Caturla y Felipe, 2015) revelaba que en la ciudad hay entre 385 y 405 personas sin hogar, viviendo en la calle. Un 90% son hombres, con una edad media de 44 años. En el mismo estudio, se determinó que los factores principales que abocan a dicha situación son, en primer lugar, la falta medios económicos; en segundo lugar, la falta de trabajo y, por último, las adicciones y los conflictos familiares. Del mismo modo se observa un notable deterioro en las personas sin hogar fundamentalmente en la salud mental, la pérdida de autonomía, la incidencia de las adicciones y la disminución de su capacidad de autodiagnóstico. Según los datos de la última encuesta de personas sin hogar publicada en 2012  por el  INE, un 39,5% de las personas tienen una discapacidad psíquica reconocida y un 16,6% padece un trastorno mental grave o crónico. Además, muchas PSH con trastorno mental no tienen diagnosticada su enfermedad. Actualmente, de las personas que son derivadas desde el CAST (Centro Municipal de Atención a Personas Sin Techo), entorno al 30% sufren problemas de salud mental y por lo que respecta a enfermedades físicas ronda el 40%.

Autores como Subirats (2004) ponen de manifiesto que la exclusión social es multifactorial y multidimensional, es decir, se da una confluencia de carencias en diferentes ámbitos como económico, laboral, formativo, sociosanitario, etc. Por otra parte hay un factor de heterogeneidad, según Ana Sales Ten, “cada situación de exclusión responde a una trayectoria y una dinámica diferente, en el que las capacidades, actitudes y habilidades de las persona afectada van a ser determinantes del resultado”.

Los datos expuestos anteriormente ponen de manifiesto la complejidad del sinhogarismo así como la variedad de elementos de vulnerabilidad que suponen un factor limitante en el proceso de inclusión social. Para dar respuesta a esta necesidad, SJD Serveis Socials Valencia ha desarrollado un itinerario de atención integral, que permite, a través de varias estrategias, dar un seguimiento completo e individualizado a la persona para la consecución de su inclusión social. Este modelo de intervención, único en la ciudad de Valencia, posibilita la atención en todas las fases.

El itinerario de inclusión que presentamos pretende ir más allá de ofrecer una solución temporal y de emergencia de carácter paliativo. Se procura, a través de una metodología holística, lograr una intervención de calado y contribuir así a que las personas beneficiarias superen la situación en que se encuentran inmersas. Dado que la reincidencia dentro del colectivo es elevada trabajamos la prevención a través del seguimiento externo.

La problemática de la exclusión social está estrechamente relacionada con la falta de acceso a la vivienda, pero tiene otro tipo de implicaciones. Supone que las personas en esta situación carecen en muchos casos de acceso a derechos y recursos básicos como: salud, empleo, educación, alimentación, etc. Existe por tanto una falta de participación en aspectos esenciales. Paralelamente, las trayectorias de calle hacen que las personas carezcan de habilidades para la gestión del hogar, el cuidado de la salud, empleo, tiempo libre, etc. En este sentido, el modelo de intervención que planteamos pretende abordar de forma integral, las diferentes áreas de la persona. El programa ofrece, como base de la intervención, recursos residenciales con las condiciones más óptimas posibles para que las personas usuarias puedan llevar a cabo una vida estable. Los recursos residenciales de Sant Joan de Déu no son de carácter finalista, por lo que se trata que las personas usuarias, en el transcurso de su estancia adquieran las herramientas, competencias y recursos que les posibiliten, una vez finalizada su estancia en el programa, tener una vida autónoma. En este sentido, la intervención trata de favorecer el empoderamiento de la persona, incrementando sus capacidades para la toma de decisiones y el emprendimiento de acciones propias para su emancipación. Se fomenta el establecimiento de redes de apoyo social y/o familiar siempre que sean beneficiosas para el proceso de recuperación, así como la vinculación a la red de servicios públicos (sanidad, empleo, etc.)

El itinerario cuenta con una serie de programas que abordan las principales problemáticas identificadas: habitacional, formación y empleo, ocupación, así como salud y adicciones.

VER ITINERARIO

 

Sant Joan de Déu Serveis Socials València