Los Hermanos de San Juan de Dios en Ucrania: apoyando a las víctimas de la guerra

Autoría
Wawrzyniec Iwańczuk
En los telediarios y en los periódicos actualmente se habla poco de la difícil situación en la que se encuentra la población de Ucrania. A pesar de que se ha firmado un armisticio, las acciones de guerra perduran y las personas siguen muriendo, tanto militares como civiles. Lamentablemente no se vislumbra el fin de este conflicto. Lleva ya dos años y hemos notado un empeoramiento de la situación. 

La ciudad de Drogóbich, donde nos encontramos, está situada en la parte occidental de Ucrania. Aunque las acciones de guerra se llevan a cabo en la parte oriental del país, nosotros estamos implicados directamente. La mayoría de los soldados que pierden sus vidas en esta guerra, proceden de Ucrania occidental. Son padres, hijos, hermanos de nuestros vecinos. Lo que podemos decir es que por ahora nos encontramos en la parte segura del país. Confiamos en el echo de que la guerra no llegará a la zona donde se encuentra la Comunidad y el Centro de los Hermanos. 

En Drogóbich hay 3 religiosos de la Orden de San Juan de Dios y 5 colaboradores. Tenemos un centro de asistencia social. Ayudamos a todas las personas necesitadas independientemente de su procedencia, nacionalidad o religión. Nuestra labor es ofrecer ayuda en el ámbito sanitario, social y asistencial. Nos esforzamos por ayudar a todas las personas que atendemos en nuestro centro. También realizamos asistencia domiciliaria. Cada día repartimos medicinas, alimentos, ropa, pequeños dispositivos médicos y productos para la higiene. Cotidianamente decenas de personas solicitan la ayuda de nuestra Comunidad. En los últimos dos años hemos asistido a 550 personas de forma continuada. Últimamente nos hemos visto obligados a limitar nuestra ayuda a las personas más necesitadas: niños enfermos, inválidos, familias numerosas (con más de tres hijos), personas sin hogar y refugiados procedentes de Ucrania oriental.

A nuestro centro llegan personas procedentes de otras ciudades en busca de ayuda. Un centro asistencial del municipio de Drogóbich orienta a estas personas a nuestro centro porque el Municipio no consigue ayudarlas. La mayoría de los productos que repartimos gratuitamente los compramos directamente en Ucrania. De esta forma apoyamos la economía local: ayudamos a mantener los puestos de trabajo y los sueldos. Cada mes repartimos aproximadamente 2,5 toneladas de comida. Distribuimos además pañales, bolsas para la estoma y productos farmacéuticos que adquirimos en las farmacias ucranianas porque importarlas resulta imposible. La mayoría de los fondos para realizar todo esto los recibimos del gobierno Provincial de la Provincia Polaca y de los bienhechores.

Actualmente un jubilado en Ucrania recibe cada mes aproximadamente 40 Euros (1200 Grivna): 1 Euro = unos 30 Grivna. Un trozo de pan cuesta unos 10 céntimos (3 Grivna). Además los precios suben continuamente por los tipos de cambio con el dólar. En Drogóbich hay unos 70.000 habitantes, al menos el 3% vive en situación de pobreza grave. No tienen medios para comprar medicinas y alimentos y no logran pagar las facturas de gas, electricidad y agua.

También ayudamos a los soldados ucranianos que han sufrido heridas en el conflicto, sobre todo con medicinas. Por ello hemos recibido un reconocimiento oficial del Ministerio de Defensa. Los soldados están ingresados en el hospital militar de Leópolis. En el areal de este hospital se encontraba antiguamente el hospital y el convento de los Hermanos de san Juan de Dios donde se curaban a los heridos y veteranos del siglo XVII. El edificio aun existe.

Los Hermanos y los colaboradores de Ucrania intentan atender de la mejor forma posible a los más necesitados. Lamentablemente la situación es realmente trágica y se podría escribir mucho más sobre este tema.

Mis Hermanos y yo les agradecemos por sus oraciones y les rogamos que sigan rezando por nosotros.