"La unificación responderá mejor a los desafíos, las necesidades y la realidad de la Institución"

¿Cómo valora la decisión de la creación de una Provincia única en España en 2020?

Valoro muy positivamente este decisión, con alegría y gozo, porque es un trabajo que llevamos realizando desde hace más de tres años, y lo planteamos siempre como un proceso de discernimiento sobre qué es lo que necesita la Orden Hospitalaria en España mirando el futuro próximo, y que ha culminado en este Capítulo.

Creo que se ha hecho un proceso de discernimiento muy bonito y también ha sido muy interesante todo el proceso final que hemos hecho en el Capítulo, una parte con la presencia de un grupo de Colaboradores y los Hermanos Capitulares.

Tenemos que estar contentos porque este proceso de discernimiento se ha hecho bien, con mucha seriedad, serenidad e intentando escuchar lo que el Señor hoy nos está pidiendo; y los resultados son que la Orden Hospitalaria en España debe ir a una unificación de las tres Provincias, con el objetivo de poder responder mejor a los desafíos, las necesidades y la realidad de la Institución.

¿Qué implicaciones tiene esto para la Orden?

Las implicaciones son grandes. En realidad aquí estamos iniciando un camino, hemos abierto la puerta. Cuando hemos aprobado crear una Provincia única para España tenemos ahora que construirla. Por eso nos hemos dado un tiempo para que ahora se trabaje para la construcción específica de esta Provincia.

En ese sentido implica un desafío muy importante porque la Orden en España tiene muchas presencias, tiene una misión muy amplia, la vida de los Hermanos también tiene unos desafíos muy concretos, y ahora hay que trabajar eso para que de verdad responda adecuadamente a lo que es la intención, la motivación, del porqué se ha tomado esta decisión.

¿Y qué ha motivado esta decisión?

En la Orden en general, desde hace unos años, vimos la necesidad de plantear una reflexión acerca del futuro de la Institución en todos los sentidos. No solamente porque otras instituciones lo hayan hecho, que la verdad es que muchísimas instituciones incluso mucho más grande que la nuestra lo han realizado ya. También porque la Iglesia nos lo pide y también porque creemos que es una oportunidad el plantear esta realidad para revisar, renovar, reforzar y responder mejor a los desafíos que la Orden tiene, tanto en su misión de Hospitalidad y servicio a los enfermos, pobres y necesitados; como también a nivel interno, de la propia vida de las comunidades y los religiosos, que efectivamente vamos siendo cada vez menos, porque hay menos vocaciones y porque nos vamos haciendo mayores.

Pero esta no es la única razón en sí misma. Este es un elemento, pero también hemos visto que tenemos unas oportunidades y esta decisión nos puede ayudar a plantear unas respuestas diferentes de cómo vivir y cómo organizar nuestras propias vidas comunitarias y la realidad propia de la vida de los Hermanos.

¿Cómo se ha vivido el Capítulo Interprovincial en El Escorial?

En el discurso de apertura del Capítulo Interprovincial dije que el Capítulo es la última etapa donde vamos a finalizar este proceso de discernimiento, y por tanto implica tomar una decisión. Y debo de decir que mi experiencia personal, como yo me he sentido, como yo lo he vivido, y compartiéndolo con muchos Hermanos y también con el grupo de colaboradores que ha estado unos días, creo que ha sido un clima y un ambiente muy sereno, de paz, y eso nos dice el Evangelio, nos dice San Pablo, que es un fruto de la presencia del Espíritu.

Lo hemos vivido también en un clima de fraternidad y Hospitalidad, y con las lógicas incertidumbres y preocupaciones de lo que supone esto, pero nunca con miedo de afrontar lo que implica estas decisiones que acabamos de tomar. Evidentemente va a implicar trabajar, ponernos manos a la obra, pero estamos convencidos de que esta es una decisión avalada por el Espíritu del Señor y él nos acompañará, y San Juan de Dios también, en todo el proceso que ahora se abre para finalizar la constitución de esta nueva Provincia en España.

Además debo de decir que creo sinceramente, que dada la situación de la Orden en nuestro país en relación a toda la Institución, estamos enviando también una señal muy importante a toda la Orden en el mundo, en el sentido de haber hecho este proceso y haber tenido la audacia de dar este paso adelante.