"Hemos crecido haciendo el bien con calidad, con humanización, valores y sentido trascendente"

Hno. José Luis Fonseca

¿Qué mensaje quieres comunicar a los Colaboradores de nuestra Provincia como recién nombrado Provincial?

En primer lugar, un gran mensaje de alegría y positividad que es lo que todos los presentes en el recién celebrado Capítulo Provincial hemos vivido al ver y analizar la dinámica interna de la Provincia, su saber hacer en HOSPITALIDAD y su compromiso por las personas sean éstas enfermos, sin techo, familias, trabajadores, voluntarios o bienhechores. Es decir por todos los miembros de la Familia Hospitalaria.

En segundo lugar, que juntos y unidos tenemos mucha fuerza. Se ha demostrado que en un entorno complejo y lleno de dificultades de todo tipo como el que nos está tocando vivir, hemos crecido haciendo el bien con calidad y con detalles de humanización, valores y sentido trascendente.

En tercer lugar, que tenemos un buen punto de partida para llevar a la vida real el lema del Capítulo, trabajar con esperanza y audacia. Esperanza por lograr el bienestar de las personas atendidas gracias a nuestro buen hacer y la Audacia como osadía vinculada a la fortaleza de espíritu y la fuerza de voluntad para alcanzar buenos resultados como producto de una reflexión serena y a conciencia impulsando en la vida el imperativo evangélico en su pasaje del Buen Samaritano: “ve y haz tu lo mismo”.

¿En qué momento está la Provincia al cierre del Cuatrienio 2010-2014?

No quisiera repetirme sobre lo dicho anteriormente y por tanto subrayo que la Provincia se halla en un buen momento tanto por la madurez adquirida con el tiempo y las dificultades a superar, como por la dinámica de trabajo en equipo adquirida, la capacidad de compartir, de buscar la calidad y la excelencia en el servicio y en el modelo de la atención integral según el estilo y modo de San Juan de Dios,  buscando siempre la especificidad como valor añadido al buen hacer.

Seguimos teniendo grandes retos de mejora, porque sabemos que la HOSPITALIDAD con mayúsculas es muy exigente, pero eso no sólo no nos acobarda sino que, por el contrario, nos ilusiona.

Y, finalmente, porque sigo viendo en las personas de la Familia Hospitalaria un gran compromiso y una gran identificación con el proyecto y modelo.

¿Cuáles van a ser las principales líneas de actuación para este Cuatrienio 2014-18?

Hemos estudiado en el Capítulo grandes líneas que hemos de trasformar en objetivos para la programación tanto en la mejora del área de la hospitalidad como  en la referente al estilo de vida de los hermanos. Además tenemos todo el planteamiento de la nueva gobernanza (nuevas estructuras de Gobierno) para hacer más Provincia asumiendo mayor corresponsabilidad entre todos. Y hemos asumido los planteamientos y retos elaborados para llevar a la vida real el Plan Estratégico Provincial.

Hay una invitación específica realizada por el Hermano General al Capítulo para estudiar estructuras y dinámicas de funcionamiento y presencia de la Orden de los Hermanos de San Juan de Dios en España.

Por otro lado, somos conscientes de la dificultad vocacional a la vida consagrada existente en nuestro entorno, pero no podemos dejar de ofertar el estilo de vida hospitalario, al estilo de Juan de Dios, a nuestra sociedad. Nos toca sembrar y hemos de hacerlo con los medios que tenemos.

También debemos analizar las presencias de las comunidades en los Centros así como dinámica y composición de las mismas en orden a una posible reestructuración si se ve necesaria. A tal efecto el propio Capítulo aprobó la creación de una Comisión así como los miembros de la misma; dentro del trabajo de esta Comisión se incluía el promover espacios para la participación de cuantos hermanos lo desearan. 

Mirando al futuro, ¿Cómo crees o te gustaría que estuviera la Provincia al cierre del actual Cuatrienio?

Me encantaría que en la evaluación del 2018 podamos aportar que los centros siguen creciendo en calidad y servicio. Y ello con un sesgo hacia la cobertura de las necesidades más básicas de las personas, derivado de la atención que prestamos a nuestro entorno desde los programas y centros, sean éstos sanitarios, socio-sanitarios y/o sociales.

También que los Hermanos nos sintiéramos felices, gozosos y agradecidos de nuestra propia vocación y la cuidáramos con esmero en lo personal y en lo comunitario.

Que gran parte, si no puede ser todo, de las líneas y retos de este capítulo hayamos sido capaces entre todos de llevarlas a la realidad para cambiar la misma, construyendo un mundo más amable y hospitalario en bien de todas las personas de lo que denominamos la Familia Hospitalaria (los enfermos y acogidos, las familias, los trabajadores, los voluntarios y los bienhechores). 

Es importante que la Provincia en general y cada centro y programa tenga una singularidad no sólo por lo que hace, sino sobre todo por cómo lo hace, es decir la especificidad, plasmada siempre desde el modelo juandediano.

Que toda la dinámica de funcionamiento de los programas asistenciales y de las estructuras de gestión e interrelaciones humanas crearan una armonización en bien de las personas, para que nuestro estar en el mundo siempre fuera buena noticia para toda la humanidad y por tanto evangelización permanente en el mundo del dolor y el sufrimiento.

 

Lluís Guilera Roche
Comunicación OHSJD Aragón