“La enfermería en San Juan de Dios es de calidad, dinámica y con proyección”

Como Hermano y de formación enfermero, ¿cómo definirías la asistencia enfermera en nuestra Provincia?

La práctica enfermera siempre ha sido un aspecto esencial en la mayoría de los centros sanitarios de la Provincia. No podemos olvidar que la mayoría de los Hermanos, que son nuestros antecesores y quienes nos han transmitido un modelo y unas sensibilidades, se dedicaban a la enfermería. Ello creó la cultura y el prestigio de la enfermería de la Orden. Hubo siempre una inquietud para formar y promover su desarrollo. Actualmente pienso que disponemos de un modelo de cuidados de enfermería de calidad y muy vinculado a los valores de la Orden. Se trata de modelos de atención - no sólo en la práctica enfermera – que tienen como referencia la centralidad de la persona. Es lo que impulsa su desarrollo y también el punto de referencia para la evaluación.

Se trata de una disciplina que avanza continuamente. Hay muchas personas con inquietud e ilusión, es, qucuenta con buenos directivos y profesionale son capaces de plantearse aspectos de mejora. En sus cuidados y en las actitudes con las que los realizan, se pueden encontrar muchos elementos de identificación con lo que definimos como modelo al estilo de San Juan de Dios. La definiría como una enfermería de calidad, dinámica y con proyección.

¿Somos dignos sucesores de San Juan de Dios y seguidores de su modelo de cuidados?

Dignos, ¡seguro que sí! La dignidad va implícita en las personas. Ciertamente, como en todas las disciplinas, siempre hay camino para recorrer. Estamos enmarcados en un modelo basado en valores y éstos por definición siempre son susceptibles de mejora. En mi opinión, y hasta donde yo conozco, creo que estamos ofreciendo un buen nivel. Hay un trabajo constante, tanto desde los ámbitos formativos como asistenciales, para desarrollar una manera de ejercer la profesión que esté fundamentada en los valores de la Orden. En este sentido, creo que hay muy buenas y buenos “sucesores” de San Juan de Dios, que están trazando una trayectoria muy interesante y loable. Quizá diría que no se trata tanto de un “seguimiento” como del desarrollo de un modelo de cuidados que tiene como referencia a San Juan de Dios y la trayectoria histórica de la enfermería de la Orden.

Como formadores de enfermeros en el Campus Docent desde hace ya más de 50 años, ¿qué áreas consideras que nos distinguen de otros centros universitarios?

No tengo el conocimiento necesario para hacer valoraciones respecto a otros centros universitarios, ni tampoco me siento cómodo en opinar por comparación. Si me permiten prefiero señalar los aspectos que desde mi punto de vista identifican o caracterizan nuestro Campus Docente y EUI. Pienso que les avala la trayectoria de 50 años formando a profesionales con una gran capacidad de adaptarse a las nuevas realidades académicas, pero también tecnológicas. Ello lo refrenda las certificaciones de calidad obtenidas, lo que les hace ser un centro acreditado y valorado en el entorno, con gran capacidad de atracción para los alumnos. También en los centros asistenciales, haberse formado en San Juan de Dios, es un aspecto que se valora positivamente. Seguramente un rasgo muy propio y quizá lo que comporte este reconocimiento, es la continua ocupación e interés por los alumnos. No sólo para acompañarles en la obtención de un título académico, sino para que puedan ser profesionales formados en actitudes que dimanan de los valores de la Orden. Creo que se ofrece una formación completa, que se contempla al alumno en todas las dimensiones (no solo la del conocimiento) y que se dispone de profesionales docentes y personal de administración y servicios, con gran valía y con una gran dedicación e interés por la formación de los alumnos.

¿Qué importancia tiene la innovación en la labor enfermera de nuestros centros?

La innovación es un concepto que ha entrado con fuerza en todas las disciplinas. En realidad siempre ha habido innovación porque siempre, y más en profesiones tan prácticas como la enfermería, los profesionales han agudizado su creatividad para poder resolver de la mejor manera posible las necesidades de las personas. Creo que hoy, en un concepto más evolucionado, hacemos patente la necesidad de organizar y promover la innovación con el fin de poder llegar más y mejor a todas las personas, poniendo a su servicio las oportunidades que nos da el conocimiento y la tecnología de nuestro momento actual. También a partir de la innovación, nos permite recoger y ayudar a articular muchas iniciativas e inquietudes de los profesionales. Innovar es actualizar los modelos asistenciales a partir de todo aquello que nos ayuda a enriquecer nuestra respuesta asistencial, a trabajar con mayor satisfacción y mejores resultados, a poner las capacidades humanas y técnicas al servicio de los enfermos y de las personas que atendemos.

Maite Hereu
Comunicación OHSJD Aragón