Apostamos por una corresponsabilidad mucho mayor de todos en la marcha global de la Provincia

Hno. José Luis Fonseca

¿Por qué una nueva fórmula de gobierno de la Provincia?

Estos temas estratégicos, de gran trascendencia como todo el mundo puede entender, no surgen de improviso, de un momento para otro. Son procesos que van madurando con la vida y se van consolidando en base a la experiencia.

La Provincia, en los últimos años, ha ido creciendo en volumen respecto de su misión, a la vez que se ha ido enriqueciendo y tomado gran impulso el compromiso y los proyectos sociales. Lo que ha generado una gran complejidad en el gobierno de la misma.

Para dar las respuestas adecuadas, y desde la responsabilidad última que asume en ello Curia Provincial, era imprescindible crear un órgano de gobierno que sumara talento, experiencia y carisma; desde el cual se debieran analizar con objetividad las diferentes problemáticas a afrontar y buscar las soluciones correspondientes.

¿Las nuevas fórmulas de gestión y de gobierno buscan una mayor implicación de los Colaboradores?

La respuesta inmediata es, por supuesto que sí.
 
La implicación de los colaboradores es un proceso con trayectoria más larga que lo que cabría deducir de mi respuesta a la anterior pregunta. Viene de muy lejos. La presencia de colaboradores laicos en todos los ámbitos de la gestión, incluidos los de mayor responsabilidad, han sido una constante de la vida de la Provincia. Desde los años 70 ya teníamos constituidas y en pleno ejercicio las Juntas de Gobierno en los centros –exigido por el Reglamento de la Provincia-, como órganos colegiados de dirección; en 1986 se entregaba la Gerencia del mayor centro de la misma a un colaborador laico. Desde hace un buen puñado de años, un importante grupo de colaboradores laicos participan en nuestros Capítulos Provinciales en todo cuanto supone la dirección y gestión de nuestras obras…La propia Curia Provincial está integrada por un número de colaboradores que asumen gran parte de las responsabilidades de la misma, incluida el área económico-financiera.
 
Mi intuición es que en un plazo no demasiado lejano serán ellos los responsables de la organización, promoción y evaluación de la misión con el apoyo de las comunidades y de los hermanos elegidos para el Gobierno de la Provincia.

Pero, aparte de todo ello, una problemática que aparecía con mucha frecuencia en la dinámica provincial era la que se refiere a las no siempre fluidas relaciones entre Centros y Curia, entre los Comités de Dirección y las Direcciones y Coordinaciones de Curia. De ahí que se haya considerado que sean personas con las máximas responsabilidades en los Centros las que formen parte también de la Curia. Con ello nos gustaría acabar con el debate entre el “nosotros” y “ellos” e introducir a cambio solo el “nosotros”, es decir, una corresponsabilidad mucho mayor de todos en la marcha global de la Provincia.

¿Y en este contexto cuál es el papel del Plan Estratégico en la dinámica provincial?

El que las Provincias tengamos un plan estratégico no es iniciativa propia sino que ya en el Capítulo General del año 2006 surgió con fuerza la necesidad del mismo. Son decisiones de mucha envergadura como para no tomarlas con la reflexión y madurez suficiente antes de poner en marcha los mecanismos de su implementación.
La Provincia, en el cuatrienio anterior, consideró que había llegado el momento adecuado para asumir este compromiso dado que ya existían bastantes grupos provinciales que venían madurando la idea del trabajo compartido y conjunto desde el que potenciarnos los unos y los otros.
 
Todo eso hemos entendido, ha constituido en buena medida, la preparación para ir detectando y alineando temas centrales trasversales a toda la Provincia y que hemos consensuado en la elaboración del Plan Estratégico Provincial aprobado en el último Capítulo. Dicho Plan consta de veintitrés ejes de los cuales hemos priorizado como trasversales ocho, a los que hemos asignado cinco personas como responsables de los mismos.

La gran meta a alcanzar durante estos próximos cuatro años es la toma de conciencia por parte de todos de funcionar mucho más como Provincia y de enriquecernos mutuamente con el compartir de las mejores prácticas y conocimientos dentro de la diversidad de centros y programas.

Ello en modo alguno implica que la responsabilidad por el propio centro o fundación se diluya. Somos conscientes de venir de una cultura en la que, lejos de un estilo centralista de gestión, hemos subrayado la autonomía y el compromiso en las obras concretas asignadas a cada uno; y no se trata, insisto, en soslayar dicho compromiso, sino de, manteniendo el mismo, integrarlo en un proyecto de Provincia.

¿Se busca una nueva política informativa de Curia Provincial?

Quizá decir que sea nueva es decir mucho. Lo que buscamos es la máxima transparencia posible y, a la vez el compromiso ético de dar a conocer la toma de decisiones a las personas que les implica lo acordado.
 
Por ello hemos pensado en un boletín informativo electrónico que agilice la información para aprovechar el momento de oportunidad, ser más proactivos en los temas de información para fomentar la participación y el sentido de pertenencia de todos; a la vez que tratamos de potenciar y ser complementarios al Portal Provincial que es el gran vehículo de comunicación interno de la Provincia y de algunos centros que también lo han adoptado como intranet propia. 

¿Nuevas iniciativas?

Considero que el hecho de poner en marcha todos los planes de trabajo de los ejes estratégicos, cohesionados y potenciados con las líneas de acción del área de Hospitalidad, aprobadas para el cuatrienio por el Capítulo Provincial, han de crear una dinámica de apoyos y ayudas mutuas en la Provincia.
 
La “novedad” será encontrar el equilibrio entre todas estas iniciativas a potenciar y la dinámica ordinaria de trabajo de los centros en su misión de practicar la Hospitalidad según el modelo juandediano; modelo que también hemos de saber definir desde la experiencia y el conocimiento de nuestro buen hacer, asumiendo las mejores prácticas y la opción inaplazable de la calidad y la mejora continua.
 
Lluís Guilera i Roche