Cuantificando el valor Respeto en el día a día de la Fundación Instituto San José

Labor Hospitalaria, n. 310 (2014)
Autoría

El valor central de la Orden Hospitalaria es la Hospitalidad, lo cual se expresa a través de la calidad que es la base esencial de nuestro servicio y de nuestra gestión. La calidad se traduce en respeto por todas las personas que acuden a nuestros servicios y a nuestros centros. El respeto es por otro lado condición indispensable para poder actuar de forma hospitalaria en todo lo que tiene que ver con acogida y acompañamiento.

Acoger con respeto al otro, nos lleva irremisiblemente a la responsabilidad, criterio fundamental para nuestro trabajo en el día a día y siguiendo fielmente el modelo de San Juan de Dios y sus valores. 

Y finalmente, desde esta responsabilidad se explica la dimensión o valor de la espiritualidad para guiar a cada persona en su búsqueda de significado y de transcendencia.

No hace mucho tiempo la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios decidió dar una respuesta de carácter universal a la pregunta que se le hacía sobre cuáles eran los valores que caracterizaban la identidad y el estilo asistencial de la misión de la misma. Era unánime la convergencia en la Hospitalidad como el valor troncal, enraizado en la vida del Fundador y en la historia de su obra. Pero, a partir de ahí, surgían en las diferentes Provincias de la Orden un cierto abanico de valores que, si por un lado hablaban de una sana pluralidad, por otra parecían reclamar una delimitación más concreta que favoreciese el trabajo y manejo con los mismos.

Y ello precisamente en un tiempo en el que parece que los valores, al menos con carácter formal, están adquiriendo importancia en la vida de las diversas instituciones e incluso empresas que, inicialmente, poco o nada parece que tendrían de relación con ellos.

Hoy se habla ya con absoluta normalidad en muchas partes de la “gestión por valores”. No es que entre las diversas Provincias de la Orden la diversidad de valores fuese un problema por su antagonismo, faltaría más. Nos atreveríamos a decir, manifestación de distintas sensibilidades de culturas y lugares que incidían con mayor o menor acento en unos aspectos u otros del horizonte axiológico sobre el que en todos los casos se proyectaba la Hospitalidad. De ahí que el Gobierno General de la Orden definiese en su momento lo que entendía como marco de valores de la institución. Era el fruto de un trabajo de recogida de datos, contraste de los mismos, y opción por un grupo de ellos que se consideraban los que más recogían el estilo juandediano.

[seguir leyendo]

LH n. 310 (3/2014)

Fundación Instituto San José - Madrid