La autodeterminación

Fragmento extraído de "La intervención social en la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios". Provincia de Aragón - San Rafael
Autoría

Para promover la autodeterminación, y por lo tanto empoderar a las personas con discapacidad, es necesario tener presentes tres condiciones imprescindibles: las competencias personales, los apoyos para optimizarlas y las oportunidades que ofrece su mundo.

 

La autodeterminación es una combinación de habilidades, conocimiento y creencias que capacitan a una persona para comprometerse en una conducta autónoma y autorregulada y dirigida a una meta.

Para la autodeterminación es esencial la comprensión de las fuerzas y limitaciones de uno, junto con la creencia de que se es capaz y efectivo. Cuando actuamos sobre las bases de estas habilidades y actitudes, las personas tienen más capacidad para tomar el control de sus vidas y asumir el papel de adultos exitosos (Field, Miller, Ward y Wehmeyer, 1998).

Los principios esenciales de la autodeterminación giran en torno la calidad de vida de las personas con discapacidad:

  • La valoración de la calidad de vida de las personas con discapacidad se mide con los mismos factores y componentes que para el resto.
  • Se observa una mejor calidad de vida cuando la persona tiene el poder de participar en decisiones que afectan a sus vidas.
  • La aceptación e integración plena en la comunidad.
  • Tener las mismas oportunidades que el resto para perseguir y conseguir metas significativas.

Las personas que actúan de forma capacitada o empoderadas lo hacen desde la creencia de que tienen todo el control sobre las circunstancias que son importantes para ellas, poseen las habilidades para alcanzar los logros deseados y, si deciden aplicar sus habilidades, los logros identificados se conseguirán (Wehmeyer, 1996).

Para promover la autodeterminación, y por lo tanto empoderar a las personas con discapacidad, es necesario tener presentes tres condiciones imprescindibles: las competencias personales, los apoyos para optimizarlas y las oportunidades que ofrece su mundo.

En el proceso de la autodeterminación nos podemos encontrar con algunos miedos, como por ejemplo:

  • Miedo a la equivocación
  • Afrontar según qué temas con las familias
  • Afrontar lo desconocido
  • Manipulaciones de factores internos y/o externos
  • Límites que imponen la salud y la seguridad
  • Tensión y estrés
  • Mala interpretación de deseos
  • El cambio del rol del profesional

Por el contrario, nos topamos también con elementos motivadores que alientan a seguir continuando con el trabajo. Algunos de ellos:

  • Justicia y libertad en los derechos, como otros ciudadanos
  • Trabajo en equipo (multidisciplinar, familiar y personal)
  • Mejora y evolución de la persona, bienestar
  • Normalización, aceptación y participación
  • Felicidad de ser uno mismo, madurez personal
  • Mayores oportunidades
  • Cambio social
  • Crecimiento personal