El voluntariado me ha permitido abrir los ojos"

Sabía que quería hacer algún voluntariado, pero no tenía claro dónde dirigirme, ni donde podría ser útil. Por casualidad una amiga que ya venía al albergue, me invitó a venir porque  necesitaban voluntarios. Nunca había tenido ningún contacto con personas sin hogar, sentía un poco de recelo y desconfianza por prejuicios e ignorancias que se tienen.

El Hermano Chema, coordinador del voluntariado en aquel momento, fue quien me explicó lo que se hacía allí, me enseñó todas las instalaciones y me comentó  las distintas opciones para ayudar (albergue, pisos, taller ocupacional, etc.). Desde el principio me hicieron sentir parte de esta gran familia Hospitalaria.

Empecé a venir un día a la semana para estar en consigna, lavandería/ropería y luego acudir al comedor  para el reparto de las cenas. Conforme pasaba el tiempo, me di cuenta de que no se trataba sólo de venir un rato y marcharte a tu casa, la experiencia es más que esto, es un compromiso personal de estar con los usuarios, de compartir, hablar y aprender de ellos. Esto me ha permitido abrir los ojos y ver a personas que tienen mucho que aportar a la sociedad, que no por estar un albergue por diversas circunstancias de la vida, no tengan derecho a reinventarse y poder empezar de nuevo con la ayuda de todos.

Poco a poco me he ido involucrando cada vez más en los proyectos y actividades que se hacen en el albergue, porque lo siento como “mío” y la relación con las personas que me encuentro va evolucionando y creciendo con el paso del tiempo.

Uno de los momentos más emocionantes para mí fue el reconocimiento de la gran labor que hace la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios con la concesión del premio Princesa de Asturias de la Concordia 2015. Estuvimos viéndolo todos juntos en el albergue y celebrándolo. ¡Fue un gran día!

No quería dejar tampoco la ocasión de destacar la presencia del valor de la Hospitalidad como eje de todo, que es el que sigue dando sentido a lo que se hace y se vive aquí. Hay muchas maneras de estar y trabajar en la vida, y luego está la forma especial que tiene la Orden de San Juan de Dios de estar el mundo.

Sant Joan de Déu Serveis Socials València