“Ver como los pacientes vuelven a casa con una sonrisa y contentos es algo muy enriquecedor”

Raquel_Delgado

Empecé a trabajar aquí porque la empresa donde trabajaba anteriormente cerró. Y me llegó la noticia de que iban a abrir este centro, que era de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, y no dudé en enviar mi curriculum porque era una Institución que me daba confianza y seguridad. Al buscar información sobre la Orden comprobé que sus valores eran parte de mi trabajo. Siempre me ha gustado ayudar a los demás y vi una oportunidad de crecer profesionalmente, cosa que no me había permitido mi anterior trabajo.

Cuando vine al centro a trabajar el primer día me encontré que estaba vacío, no había pacientes. Los primeros días nos dedicamos a organizarlo para dar una buena acogida a los pacientes que nos iban a llegar del centro de salud mental de Sant Boi. Fue muy emotivo ir recibiéndolos, ya que era un gran cambio para ellos porque muchos llevaban gran parte de su vida en Sant Boi. Para nosotros era como acogerlos en nuestra casa, una casa que habíamos estado organizando para ellos.

En estos 10 años el centro ha cambiado mucho y también el tipo de paciente. En un principio era más residencial y a lo largo de estos últimos años los pacientes necesitan unos cuidados y una atención más compleja (son pacientes más dependientes). Por todo esto se han ido realizando cambios de organización, de horarios…, en los que el personal ha podido participar mediante grupos de trabajo. Esto ha hecho que el personal se implique más y que sea algo nuestro. Todo esto ha permitido dar mejor calidad en los cuidados.

Durante mi trayectoria profesional en este centro he tenido la oportunidad de pertenecer al grupo de Libera Care, en el que hemos podido ir reduciendo las contenciones físicas, mediante técnicas o medidas alternativas centradas en la persona, en el respeto y la dignidad de la misma.

Como he dicho anteriormente, esta organización me ha permitido crecer profesionalmente y creo que es la parte que más me satisface de mi trabajo. Es decir, ver como los pacientes vuelven a casa con una sonrisa y contentos tanto con el trabajo realizado por ellos como por los profesionales, es algo muy enriquecedor. También poder acompañar tanto al paciente como a las familias en situaciones de final de vida ha sido una experiencia muy positiva y satisfactoria para mí. Era algo que nunca pensé que pudiera hacer de mi trabajo algo gratificante. Tengo la suerte de trabajar y de pertenecer a esta gran familia que es San Juan de Dios.