"Los valores se viven y se contagian con el día a día"

Licenciada en Pedagogía y Doctora en Educación por la Universitat de Barcelona (UB), Júlia puso el punto y final a su trayectoria profesional como docente en el Campus Docent, después de más de 12 años dedicada al centro. Fue la Jefa de Estudios de Ciclos Formativos en el curso 2007-2008, en su primera edición. Más tarde, en 2015, obtuvo el doctorado con un estudio sobre implementación del entorno virtual en Formación Profesional. Con esta entrevista pretendemos rendirle un pequeño homenaje agradeciéndole su profesionalidad, compromiso e implicación como emprendedora en temas de innovación y metodologías docentes.

Al poco de llegar al Campus Docent se te encargó la jefatura de estudios de los Ciclos Formativos. ¿Cómo fue esa etapa?

Fue una etapa muy creativa, llena de retos y de gran satisfacción. Impulsamos la Formación Profesional, y constituimos un equipo de profesores implicados y comprometidos. Respondimos a una necesidad de formación detectada por la Orden y la ampliamos hasta lo que ahora comprende: el Ciclo formativo de grado medio “Tècnic en Cures Auxiliars d’Infermeria” de modalidad presencial, el Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería de modalidad virtual y el Ciclo formativo de grado superior en Documentación y Administración Sanitaria.

¿Cómo ha sido el avance del Campus Docent en nuevas metodologías docentes? ¿y en relación a la virtualidad?

La creatividad en la docencia impregna todos los ámbitos del Campus. Es una forma de mejorar y adaptarse a los nuevos tiempos, a los alumnos que llegan a las aulas con capacidades distintas y de diferentes procedencias. Esto requiere una constante evolución e innovación, por parte de todos, una mejora constante. Nuevos tiempos y nuevas formas.

La innovación docente está presente en formas y entornos distintos, ya desde la propia página web y siempre con la mirada en el estudiante/alumno, que es nuestra razón de ser e impulso para la actualización, la mejora y la calidad.

En el entorno virtual y al igual que la Universitat de Barcelona, el Campus apostó por implementar la plataforma Moodle como medio libre que facilita la relación amigable entre profesionales y estudiantes. Esto supuso una gran mejora en la docencia. Con la realización de la tesis doctoral en 2015 aporté la experiencia personal en la implementación de la virtualidad en el Campus y me complace que se haya seguido trabajando en ella cada día.

Se han conseguido muchos logros tanto en formación reglada como en formación continuada virtual y/o semipresencial, lo que muestra la implicación de todos los profesionales del Campus, profesores y personal de administración y servicios.

En cuanto a la transmisión de los valores de nuestra institución, ¿consideras que el contexto docente la facilita? ¿En qué medida?

Está presente en todo momento y de las formas más variadas. Los valores se viven y se contagian con el día a día. Se trabaja para que, como decimos nosotros, se transmitan con el ADN. En las clases, en las prácticas en los centros, en las zonas comunes, y por parte de todos los profesionales, con actividades expresas o simplemente con la forma de actuar desde la Hospitalidad por parte de la comunidad educativa del Campus Docent. Los valores se plasman con un “saber estar” diferenciador, más hospitalario.

¿Qué te ha aportado el Campus Docent durante todos estos años?

La oportunidad de trabajar en la docencia de grado y postgrado que me ha posibilitado sentir una gran satisfacción personal y profesional en este campo académico, en mis últimos años laborales. El Campus me ha ofrecido poder asumir nuevos y motivadores retos, aprendiendo y fomentando el aprendizaje en los demás.

También, el haber conocido la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, sus centros tan diferentes todos ellos y el sentirme integrada y orgullosa de trabajar en esta organización.

Me imagino que te llevas un montón de experiencias de tu trayectoria profesional. ¿Te gustaría destacar alguna?

Por encima de todas, me gustaría señalar la satisfacción que se siente al ver a los alumnos/estudiantes graduarse: sus alegrías y las de sus familiares. Por haber contribuido a que haya sido posible que lo consigan y sentirme, también, parte de su logro. Son unos momentos entrañables.

En segundo lugar, destacaría el recorrido y la fase final que conlleva la realización de una tesis doctoral hasta llegar a su lectura. Todo el esfuerzo realizado, el apoyo y el acompañamiento de dirección, de los compañeros y de la familia, en el camino para conseguirlo. Al final solo me queda dar gracias por todo y seguir con la vida.

Campus Docent Sant Joan de Déu - Barcelona