"Teresa nunca perdió el respeto por los más necesitados"

Syed Saeed

Estoy contento de decir que llevo 8 años trabajando con la Fundación Bayt-al-Thaqafa en el programa de acceso a la vivienda. Como trabajador social he crecido mucho profesionalmente en la construcción de mi carrera social junto a todos los profesionales de la Fundación, quienes han tenido un rol vital e imprescindible.

La familia donde crecí siempre ha intentado ayudar a los vulnerables, es por ello que yo también tuve esa inquietud. He tenido la oportunidad de conocer las dificultades que mucha gente afronta en esta vida y el trabajo que supone superarlas.

Es un gran placer poder hablar de una personalidad sobria que dejó huellas indelebles en esta Fundación, Teresa Losada. Una mujer que es más que una mujer. Al nacer existen dos tipos de personas: el homosapiens y el homogenio. Teresa pertenecía a este segundo grupo. Teresa tenía gran cantidad de facultades. Ella fue pionera. Ella era muy consciente de cómo proteger los derechos y la autoestima de los seres humanos, su corazón latía para y por la humanidad. Personalmente, creo que tenía un talento poco común, una brillantez incomparable, un genio fuera de lo común. Ella era la encarnación del amor y de la paz. La gente la apreciaba, y a día de hoy, consideran que no ha muerto, ellos la reviven porque siguen la tendencia de ingeniería social que ella instauró.

El excepcional valor que he encontrado en ella es que nunca perdió el respeto por los más necesitados. Una personalidad que nos ilumina de sobremanera. Su servicio por el bienestar de la humanidad son las eternas estrellas brillantes que nunca podrán apagarse.

Fundació Bayt-al-Thaqafa