"Tengo la sensación de haber aprendido mucho más yo de ellos que ellos de mí"

Oscar Bautista

En primer lugar, me gustaría agradecer a los que pensaron en mí para este proyecto tan enriquecedor. Iniciando el escrito de esta manera, uno se puede imaginar los matices que podemos encontrar en las palabras que vienen a continuación.

Cuando uno recibe el encargo de ir a un país tan diferente del nuestro, intenta –creo– adecuar las expectativas a la realidad que conocemos. Una realidad que, en el caso de Sierra Leona, tenía matices negativos a causa de la cruel guerra civil de 1991 y el triste episodio de Ébola en el 2014. Pero cuando pisé tierra africana, me di cuenta de que ese continente era mucho más, y mejor, de lo que mi imaginación había dibujado. Lo primero que me impactó, a diferencia de lo que muchos puedan creer, fueron sus colores, su orden y sus gentes. Gente afable que mira con esperanza al visitante y lo trata con respeto.

Mi encargo en Sierra Leona era realizar una valoración in situ de la situación de la enfermería en el hospital y de la situación de la docencia en la escuela. Allí me esperaban compañeras enfermeras que ya estaban trabajando en las prácticas de las estudiantes. Siempre es bueno tener gente conocida en tu primera visita a un país que no conoces, todo es mucho más fácil.

Enseguida entré en la dinámica de preparar clases de metodología docente y aplicación del proceso de enfermería, conocer a los profesores que iban a participar en mis clases y valorar la relación que existe entre el proceso de preparación de la enfermería y su materialización en el mercado. Pero entre tanto, pude disfrutar de las costumbres del lugar gracias a la hospitalidad de los Hermanos y de los trabajadores tanto de la escuela como del hospital.

Tengo la sensación de haber aprendido mucho más yo de ellos que ellos de mí. Aun cuando escribo estas palabras, recuerdo como si fuera ayer mi estancia en ese bello continente.

Campus Docent Sant Joan de Déu - Barcelona