Tenemos que trabajar para fomentar la esperanza, ya que las personas que atendemos llegan a nosotros muy rotas

El centro que tú gestionas, ¿sigue una política de buen gobierno y promueve los valores de la Orden en su trabajo diario?

Desde la descripción de la misión y la visión y basándonos en los principios fundamentales y orientada a desempeñar la acción social desde el compromiso de que el usuario que atendemos es lo más importante. Todo gira alrededor de querer hacer lo mejor para favorecer la  calidad en la atención social que prestamos, siendo realistas, sabiendo que tenemos puntos fuertes y algunas debilidades y con la gestión práctica de la mejora continua. Y dando mucha importancia a los valores institucionales dentro de nuestra gestión,  ya que son la diferencia en relación a otras organizaciones. También creando  un adecuado clima laboral, favoreciendo la reflexión y la  participación,  donde las personas que trabajan sientan la misión cómo algo muy vinculado a cada uno/a y como proyecto común que nos enriquece a todos.

¿Cómo se trabajan estos valores con los profesionales del centro y las personas que atendéis?

Los valores que se promueven se trabajan a través de la formación profesional y desde el quehacer práctico, favoreciendo también mucho la formación en identidad, así como animando y favoreciendo la  participación  de los trabajadores en actividades provinciales que también refuerzan la vinculación a la entidad y la experiencia más vivencial de los valores. Con las persona que atendemos realizamos talleres sobre valores y otro tipo de actividades  en los que también les pedimos que nos valoren cómo perciben ellos nuestro trabajo y a través de eso vamos tomándonos el “pulso” de cómo vamos integrando los valores en la organización. Nuestro objetivo final es que las personas que acompañamos encuentren una oportunidad nueva en su vida. Ya que esos valores son lo  que nos dan identidad, es el  que deseo  transmitirlo con claridad a las personas que atendemos y que sean percibidos desde la autenticidad.

¿Cómo entiendes la misión compartida en el futuro más próximo?

La misión compartida la entiendo realizándola con otros, así creo que actuaba San Juan de Dios, buscando colaboradores para su misión, caminar con los demás supone a veces no llevar el mismo ritmo, tener intereses diferentes pero compartir una causa común, y eso es lo que nos da fuerza para superar los obstáculos y convertirlos en retos.

Creemos que dentro de esta misión compartida hay que  trabajar para fomentar la esperanza, ya que  las personas que atendemos llegan a nosotros muy rotas, sin embargo el camino con ellos también nos enseña que hay siempre algo que rescatar para que puedan mejorar su vida.

Sant Joan de Déu València