Ser feliz. Un aprendizaje para la vida

Xavi Pla
Xavi es un enfermero convencido. En el momento del atentado contaba con tres años de experiencia en diferentes contextos de emergencia, tanto hospitalaria como extra hospitalaria y menos de un mes en el SEM. Se define a sí mismo como un apasionado de su trabajo, sintiéndose enfermero las 24 horas del día.

Me temblaban las piernas", dice Xavi en referirse al primer paciente que atendió. "Estemos tranquilos y hagamos nuestro trabajo", le dijo la doctora de su ambulancia, quien lo tranquilizó con este mensaje corto y contundente. Él se dijo a sí mismo "coge aire y mientras estés con una víctima es ella y ya está, como si fuera otro servicio. El enfermo es el mismo... y trabaja lo mejor que puedas”. Xavi es consciente de que el contexto y la situación global lo hacen más complejo, pero se centra en el trabajo. Atienden la mujer con rapidez, trabajo en equipo, valoración: "Glasgow 5-6, polifracturas"; acciones: "suero, medicación, analgesia, estabilización hemodinámica...", Se complica cuando la pretenden movilizar para trasladarla: la sedan, la intubadan y la trasladan al Hospital Clínic.

Comenta que, la segunda vez que contempla la desoladora escena se da más cuenta de todo lo que rodea ese incidente y se hace más consciente de la magnitud de la catástrofe.

Habrá gente muy crítica sobre la forma cómo se actuó, que los protocolos no funcionaron... Yo no llevo mucho tiempo en el SEM, y es verdad que no había trabajado en una situación de múltiples víctimas, pero pienso que el SEM y en general todos los demás cuerpos, Bomberos, Guardia Urbana, Mossos ... trabajamos bien, hubo mucha camaradería y mucho trabajo en equipo”.

Se han hecho muchos actos de reconocimiento, pero al final somos trabajadores, como un trabajador de oficina que hace el trabajo que le gusta, simplemente es eso... Yo creo que me ha aportado una experiencia profesional y personal que me ha hecho crecer y me ha hecho valorar muchas más cosas”.

[leer testimonio completo]

> Más testimonios