"San Juan de Dios me ha dado una visión diferente de que se puede trabajar situando a la persona en el punto central de nuestra mirada"

marisa_pardo
Marisa Pardo se incorporó al Hospital en octubre de 2015. Su primera misión estuvo ligada a la secretaría de dirección. Siempre había trabajado como management assistant, pero el pasado año pudo hacer realidad una sentida aspiración: orientar su trabajo hacia los demás y participar en labores de sensibilización y de promoción de personas vulnerables. Hoy dirige la Obra Social. Ha hecho suyo un lema, “¡que  nadie se quede atrás!” y un estilo que contagia a sus compañeros: todo es posible y debemos intentarlo juntos.

¿En qué consiste tu trabajo?
Trato de ilusionar, de implicar, de promover, de sensibilizar… quizá no nos hemos parado a pensar en que otras personas pueden necesitar de nosotros y que todos podemos hacer mucho, simplemente, poniendo a trabajar facetas cotidianas de nosotros mismos….

Yo ahora me dedico a “ordenar” todo ese cauce de buena voluntad porque mantenerla y hacerla sostenible no es posible sin una gestión eficaz. El que llega a San Juan de Dios para ofrecer su tiempo necesita de alguien que le acoja y le acompañe.

Mi trabajo también es adaptarme a los tiempos y reconocer las nuevas necesidades que van surgiendo. Hay muchos campos por descubrir y necesitamos sensibilidad y agilidad para dar respuestas. 

¿Qué te aporta trabajar en San Juan de Dios?
He conocido otros sectores, otras empresas, pero San Juan de Dios me ha dado una visión diferente de que se puede trabajar situando a la persona en el punto central de nuestra mirada. A partir de ahí, muchas cosas se colocan y toman sentido por ejemplo, el valor de la solidaridad. Para mí supuso un descubrimiento conocer la dimensión internacional de la Obra de San Juan de Dios, la profundidad de su pensamiento, el concepto de espiritualidad, la diversidad de centros, culturas, la dispersión geográfica… todo esto me hace creer en este proyecto y trabajar con un sentido muy especial para mí.  

¿Qué representa para ti?
Siempre he vivido con la ilusión de poder hacer algo por los demás, y me acompaña la idea de que debemos dar oportunidades a quienes más lo necesitan. En otras etapas de mi vida eso se tradujo en voluntariados locales e internacionales. Ahora he alcanzado otra dimensión al poder dedicar todo mi tiempo a esa inquietud que siempre he tenido. Me motiva además poder contagiar ese sentimiento a los demás. Es interesante ver la respuesta de una sociedad a la que queremos implicar, cómo cada uno responde en la medida de sus posibilidades y conocimientos: cantando, acompañando en Sé+, yendo de cooperación a África, realizando una aportación económica, reflexionando sobre temas como sinhogarismo, final de vida…

Necesitamos ser conscientes, y hacer algo más: actuar.

¿Cómo ves actualmente al hospital?
El Hospital de Pamplona es un hospital nuevo, renovado, cómodo para nuestros pacientes y preparado para el futuro y esa es la sensación que todos percibimos. Estamos creciendo, se incorporan nuevos profesionales, profesionales jóvenes. Yo creo que estamos en ese proceso de expansión que alimenta la idea de crecer, también por dentro, implicación de gente joven que se incorpora con inquietudes por trabajar en beneficio del otro, de una manera responsable y solidaria.

Experiencia personal que recuerdes.
Podría contar muchas y algunas impactantes pero lo que sigue sorprendiéndome es la implicación de muchos compañeros de trabajo y voluntarios respondiendo a cualquier necesidad solidaria.

Trabajo en proyectos muy variados y he podido sentir muchas emociones: la despedida de una madre ayudada por nuestra musicoterapeuta, la reacción de los adolescentes cuando les ofrecemos la posibilidad de hablar sobre el final de la vida, el agradecimiento de los mayores recordando momentos de su vida en cualquiera de nuestros conciertos, el cariño en el acompañamiento de un voluntario, la tranquilidad de un paciente al que proporcionamos medios para cubrir una necesidad básica, la generosidad de los artesanos que colaboran con sus productos en el rincón solidario… o el contraste de nuestra sociedad con la realidad de África que pude vivir sobre el terreno.

La vida es más vida si la compartimos.

Silvia Echavarren
Comunicación HSJD Pamplona 
Hospital San Juan de Dios - Pamplona