Recibamos la nueva Provincia con esperanza y sin miedos, seguros y confiados"

El Hno. Jesús Etayo ha sido Superior Provincial en dos ocasiones y conoce bien el funcionamiento de la Provincia de Aragón pero nos dirigimos a él como máximo representante de la Orden Hospitalaria. Estamos en una etapa de cierre sin embargo estamos abiertos a lo que llevamos preparando hace tiempo y que está a punto de pasar: la unificación de las tres Provincias españolas.

Llevamos años hablando del futuro de la Orden en España y parece que, a pesar de todo, ese momento está llegando.  ¿Cómo ves la situación en las hasta ahora tres Provincias españolas ante el reto planteado para el próximo 16 de marzo?
La unificación de las Provincias Españolas de la Orden llevamos mucho tiempo trabajándola y preparándola. Fue aprobada en 2018 y solo la situación inicial de la pandemia del coronavirus nos hizo aplazarla, de lo contrario sería ya una realidad. Es verdad que la pandemia no ha terminado, pero las cosas son diferentes y no podemos vivir paralizados por la COVID-19. Hemos aprendido que, con la prudencia necesaria, se puede seguir trabajando muchas cosas y hemos creído que no debe ser ya obstáculo para que podamos concretar la fecha de la unificación. Las Provincias están en disposición de realizarlo, no obstante la pandemia que a todos está afectando en alguna medida, pero creo que estamos preparados y ha llegado el momento de concretar este proyecto en el que tanto se está trabajando y en el que hay muchas personas de nuestra Familia Hospitalaria de San Juan de Dios comprometidas.

Desde luego, va ser un hito histórico que nos toca asumir y que debemos afrontar con audacia, pero ¿qué más vamos a necesitar?
Desde el punto de vista organizativo y en todo aquello que se tenía que preparar creo que está prácticamente todo realizado y como decía antes se ha hecho un muy buen trabajo. En ese sentido debemos agradecérselo a las personas que han estado directamente involucradas, desde el Consejo Delegado hasta todos los participantes en cualquiera de las diecisiete comisiones o grupos de trabajo y otras personas que han apoyado de otras formas. Estamos ya preparados. Lo que vamos a necesitar más es sobre todo acoger con cariño y entusiasmo la nueva Provincia y comprometernos todos con ella para hacerla caminar y fructificar. Es una gran oportunidad que la Orden tiene en España para crecer pero, al final, solo es una estructura nueva que estamos poniendo encima de la mesa, ahora se trata que las personas que formamos la Orden en España, la aprovechemos y la hagamos nueva, le saquemos todo el rendimiento. Ello seguramente exigirá a todos un sentido de comunión y universalidad, sobre todo, una gran capacidad para superar protagonismos personales e institucionales: en síntesis un gran amor a la Orden en España.

¿Qué papel va a jugar la Familia Hospitalaria en esta unificación?
La Familia Hospitalaria de San Juan de Dios integra la Orden y por tanto va a seguir jugando un papel no solo importante sino esencial. Vamos a seguir siendo los mismos, cambia solamente la organización y la estructura. Lo hacemos convencidos de que es una oportunidad para mejorar y reforzar el carisma y la misión de la Orden. Por eso, todos, Hermanos, Colaboradores y Voluntarios tenemos un protagonismo esencial, todos somos miembros activos en la nueva Provincia, como lo somos actualmente y de todos dependerá el buen éxito de la unificación. El criterio de fondo, del sentido y del valor de la Familia de San Juan de Dios, no cambia, al contrario, es una oportunidad para hacerla crecer y para reforzarla. Por ello invito desde aquí a todos los miembros de la Familia de San Juan de Dios a acoger la nueva Provincia con entusiasmo y con el máximo compromiso, es algo que entre todos estamos llamados a construir y a consolidar.  

¿Y qué nos recomiendas ante esta nueva Provincia de España?
Creo que en las anteriores respuestas he ido diciéndolo. No obstante añadiría que lo que os pido a todos es que recibamos la nueva Provincia con esperanza y sin miedos, seguros y confiados de que poco a poco se irán resolviendo todas las incertidumbres que algunos puedan tener. Hemos hecho un buen proceso y este paso que estamos dando viene refrendado por el Espíritu del Señor. Este es el camino para que la obra que inició San Juan de Dios en el siglo XVI en Granada, siga vivo en España. Tengamos fe y confianza y pongamos todo el empeño de nuestra parte. Para concluir decir que ojalá sepamos aprovechar este regalo que el Señor nos da para que los objetivos que nos proponemos con la unificación de las Provincias de España den los frutos que el Señor quiere.