"La puesta en marcha fue una experiencia enriquecedora"

Finales del 2013 se pone en marcha el equipamiento. Para la vigilancia y mantenimiento de la casa se contratan a tres persones en riesgo de exclusión social. Más tarde llegan las colaboraciones con otras entidades y se les ceden espacios para realizar talleres de restauración de muebles, arreglo de bicicletas, etc. En la campaña de Navidad fuimos también centro de recogida y entrega de juguetes. La iglesia del centro se cede a la comunidad ortodoxa para sus celebraciones.. Dos años más tarde se inauguran las duchas sociales. A nivel profesional fue una experiencia muy enriquecedora.

Llar Sant Joan de Déu