“En las personas es donde reside nuestra verdadera riqueza”

Hace 10 años que abristeis la puerta de Sant Joan de Déu Serveis Sociosanitaris como respuesta a una necesidad del momento, ¿sigue siendo la misma?

La necesidad, genéricamente siempre es la misma: ayudar a la persona enferma y a su familia desde la perspectiva, con el estilo, los valores que se transmiten desde la Orden y que se concretan en la Hospitalidad. Ahora bien, el perfil de los enfermos ha cambiado considerablemente. En nuestros inicios atendíamos personas largamente institucionalizadas procedentes de Sant Boi con el objetivo de liberar camas de hospital de salud mental. Personas enfermas con un perfil muy residencial que ingresamos en la Unidad de Larga Estancia,psiquiatría era lo que tenía más peso. La Llar-residencia la abrimos un año más tarde. Es un recurso diferenciado que atiende personas con problemática social derivada de enfermedad mental. Sin embargo, en la Unidad de Media Estancia Polivalente y el Hospital de Día, desde el primer momento, atendimos enfermos de la comunidad de nuestro territorio (Baix Llobregat-Fontsanta).

Hoy en día nuestro perfil de atención va orientado especialmente a un perfil psicogeriátrico, al paciente crónico complejo (PCC) y al paciente con enfermedad crónica avanzada (MACA) y vamos entrando cada vez más en los Cuidados Paliativos a consecuencia de la derivación que nos llega desde los PADES (Programa de Atención Domiciliaria y Equipos de Soporte) de algunos pacientes en situación de final de vida. Para ello contamos, además de nuestros profesionales, con el soporte del EAPS (Equipos de Atención PsicoSocial).

Parece que ha habido un cambio sustancial. ¿Es así?

Indiscutiblemente. Hemos pasado de un modelo de funcionamiento residencial a un modelo sanitario. Y esto tiene repercusiones en la organización de los espacios, en las rutinas, en las dietas, en la atención asistencial, en la formación, en la distribución de los recursos, en los costes, en las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), en la necesidad de mayor participación de los profesionales en la toma de decisiones…

En el campo sociosanitario se han desarrollado bastantes programas innovadores, ¿hasta qué punto las nuevas tecnologías ayudan a mejorar las capacidades cognitivas de los usuarios del centro?

Sin ninguna duda. A las terapias ahora ya tradicionales (musicoterapia, arteterapia, terapias con perros, jardinería, huertos...) se les han añadido las nuevas tecnologías que nos son un soporte  indispensable en los programas de estimulación para el tratamiento del deterioro cognitivo. En este sentido disponemos de un buen número de pantallas táctiles, tablets y pizarras digitales. Todo esto requiere de un buen conocimiento por parte de los profesionales que tienen que adquirir la adecuada formación. Sin duda, es estimulante para todos.

El año pasado obtuvisteis la certificación Libera Care y este año os han concedido el Premio  a la Excelencia en Calidad. ¿Qué significado tiene para ti?

Libera Care es el resultado del esfuerzo de toda la organización para conseguir unos cuidados de calidad y seguridad, fomentando el respeto a nuestros pacientes. El valor respeto forma parte  de nuestro ADN, y ser el primer centro sociosanitario de Catalunya que obtiene esta certificación de la Fundación Cuidados Dignos nos anima a seguir adelante en esta línea de trabajo.

El Premio a la Excelencia en Calidad en Atención Sociosanitaria y a las Personas con Dependencia 2016, otorgado por la Fundación Avedis Donabedian y que patrocina la Unió Catalana d’Hospitals, es otro resultado de esfuerzo. De esfuerzo de todos por hacer las cosas cada vez mejor y para ello establecer un proceso de mejora continua. Hemos organizado la Fundación de tal manera que los profesionales se impliquen en la dinámica de su funcionamiento. Tenemos una estructura muy plana y esto facilita la cercanía de los profesionales en la toma de decisiones, en el día a día, a través de grupos de mejora de calidad,  etc.

Para nosotros, estos reconocimientos son muy importantes y estamos satisfechos y agradecidos. Los estímulos siempre vienen bien. Pero el reconocimiento que verdaderamente nos interesa es el de nuestros pacientes y sus familias. A ellos nos debemos.

¿Crees que como centro de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios ofrecemos algo diferente a las personas que cuidamos?

La Fundación es una organización joven que forma parte de una Institución cuyos inicios se remontan a más de 500 años. Iniciamos nuestro camino siendo el primer centro en la Provincia que se abría sin comunidad de Hermanos. Este hecho representaba una gran responsabilidad. Había que impregnar de Hospitalidad las paredes del edificio que íbamos a inaugurar. Un edificio precioso. Un edificio sin personas, sin alma... Un reto.

Hoy podemos decir que ya pertenecemos a una cultura que ha ido evolucionando en algunas formas adaptándose a los tiempos y a los espacios, pero manteniendo en cambio su esencia: la Hospitalidad y la humanización de la asistencia en la que la prioridad es el enfermo o persona necesitada con un estilo eficiente a la hora de realizar la acción. Acogedora, respetuosa y profesional en el día a día.

Además, contamos con un buen número de voluntarios excelentes que con su actitud generosa y solidaria nos son un soporte clave en la acogida y en el acompañamiento. Entre todos hacemos Hospitalidad. Esto es lo que ofrecemos. Lo que nos distingue.

¿Qué objetivos tenéis planteados para los próximos años?

En 2014 diseñamos nuestro Plan Estratégico y de ahí se desprenden nuestros objetivos. Destacaré nuestra voluntad de ser centro referente en psicogeriatría en nuestro territorio; consolidar en el Hospital de Día, el nuevo modelo de gestión puesto en marcha hace un año; potenciar los cuidados paliativos; conseguir que nuestros pacientes perciban que son atendidos con unos cuidados de calidad; que nuestros profesionales se sientan cualificados, comprometidos y orgullosos de pertenecer a la organización y que encuentran en ella un espacio de crecimiento. Y todo ello con un reconocimiento de la población a la que nos debemos.

Queremos seguir siendo cadena de transmisión de valores. Que se perciba la Hospitalidad solamente con entrar en el edificio (ahora ya con alma). Necesitamos crecer. En todos los sentidos.

Parece que tenéis mucho qué hacer.

Pues sí, esto es un no parar. Para ello contamos con un equipo joven, con ganas de crecer, comprometidos con el proyecto. Creceremos-haremos-mejoraremos en función de lo que hagamos las personas que formamos parte del centro. Como siempre, ahí está la verdadera clave: en las personas. En las que han estado, en las que están ahora y en las que vendrán en el futuro. Y es aquí  en las personas, donde reside nuestra verdadera riqueza.

Sant Joan de Déu Serveis Sociosanitaris - Esplugues de Llobregat (Barcelona)