Pampuri nos sorprende por su juventud, su actividad y el modo de convertir las cosas pequeñas en grandes"

Con motivo de los 30 años de la Canonización de San Ricardo Pampuri y de los 90 años de su muerte, se abrió un Año Jubilar (1 mayo 2019 – 1 mayo 2020) en Trivolzio (Pavía), pueblo natal del santo.

San Ricardo es una figura emblemática de la Orden de San Juan de Dios; se distinguió por su amor incondicional a Dios y a los enfermos, encarnó perfectamente el espíritu de la Hospitalidad y de la caridad profesada siglos antes por Juan de Dios, Fundador de la Orden.

Ricardo Pampuri nació en Trivolzio (Pavía) en 1897, décimo de once hermanos, fue huérfano a la edad de 11 años cuando fue dado en adopción a sus tíos maternos. Licenciado en medicina, profesa como religioso de San Juan de Dios en 1927, practicando su vocación al servicio de los más necesitados. Muere a los 33 años  a consecuencia de una tuberculosis el 1 mayo de 1930 en Milán.

Para saber más sobre la figura del santo y entender el significado de este año “especial” dedicado a él, hablamos con el Hno. José Luis Redrado, obispo de la Orden, que estuvo presente en Trivolzio el pasado 1 mayo en la inauguración de dicho año.

Hermano Redrado, ¿qué es un Año Jubilar?
Es un año de gracia y misericordia que concede la Iglesia a un grupo de creyentes de una diócesis, de un Instituto religioso, una iglesia particular…, con motivo de algún fecha singular. Normalmente se concede a petición de las personas e Instituciones.

En relación con el Año Jubilar San Ricardo Pampuri la petición nace del obispo de Pavía, Mons Conrado Sanguineti, junto con el párroco de la parroquia de los santos Cornelio y Cipriano de Trivolzio, lugar donde se encuentra el cuerpo del santo. A dicha petición la Penitenciaría Apostólica respondió con un Decreto que lleva fecha 27 de octubre de 2018, concediendo la Indulgencia Plenaria para ganarse desde el 1 de mayo de 2019 al 2020 con las condiciones de confesar, comulgar y rezar por las intenciones del Papa, a todos los fieles que participen en las celebraciones jubilares y recen ante la tumba del santo…

¿Cómo fue la apertura del Año jubilar el pasado 1 de mayo?
Tuvo lugar en Trivolzio. Fue presidida por el obispo de la diócesis, Mons. Conrado Sanguineti y consistió en tres momentos:

  • El Sr. Obispo visita la Residencia de Ancianos que dirigen los Hermanos de San Juan de Dios en Trivolzio. Un breve acto para venerar el corazón del santo que está en la capilla de la Residencia. Saludo a la Comunidad, al Superior Provincial y a numerosos Hermanos venidos de las casas de la Provincia Lombardo-Veneta. Saludos y bendición a los Residentes.
  • Seguidamente, en gran comitiva y banda de música, se va a la plaza del pueblo donde esperan los representantes del Ayuntamiento y numeroso pueblo. Saludos protocolarios, agradecimientos mutuos por el inicio del Año Jubilar.
  • El tercer momento fue la celebración de la Eucaristía, presidida por el obispo de la diócesis, yo mismo como invitado, numerosos sacerdotes y una gran Asamblea de fieles entre ellos los Hermanos de San Juan de Dios, muy bien representados. Al final de la Eucaristía dirigí a la Asamblea un breve saludo subrayando la figura de San Ricardo y la presencia de los Hermanos Hospitalarios. Con esta Eucaristía se daba vía a un Año de Gracia y Misericordia. Fue un momento fuerte e impactante.

Abierto el Jubileo, serán muchos los encuentros, peregrinaciones, actos significativos…
Si, el calendario de actos que la diócesis ha señalado para este Año Jubilar son numerosos; subrayo algunos: peregrinaciones de los cuatro Vicariatos de la diócesis de Pavía, peregrinaciones para adolescentes, jóvenes, primeras comuniones, familias, sacramento Unción enfermos, retiros espirituales. Hay una frase que se escucha con frecuencia: “San Ricardo entre nosotros”. Trivolzio es el pueblo del santo y los fieles llegan de toda la Lombardía, todos atraídos por el santo: enfermos, jóvenes, madres de familia, estudiantes, muchos se encomiendan a él. En la parroquia hay un registro donde tanta gente escribe un deseo. Alguien ha llamado a Trivolzio “la pequeña Lourdes padana”.

¿Qué representa el Año Jubilar para la Orden Hospitalaria?
Un momento de gracia para conocer más y mejor a nuestro santo que de Hospitalidad nos da un magnífico ejemplo de sencillez y coherencia; es un modelo que nos sorprende por su juventud, actividad y el modo de convertir las cosas pequeñas en grandes, porque son hechas con grande amor.

En este momento de cambios es bueno tener modelos cercanos, testigos, mediaciones adecuadas y, además, no nos olvidemos, personas santas. San Ricardo nos enseña, nos dice, que la santidad es posible.

Los mismos actos que la Orden, en particular la Provincia Lombardo-Veneta, pondrá en su Calendario Jubilar, deben contribuir al crecimiento de la nueva Hospitalidad cada vez más llena de carisma y de Evangelio.