"Ofrecemos conocimientos y trabajamos “codo con codo” para poder llegar a una mejoría en nuestros usuarios"

Este año me he incorporado a la plantilla del Hospital Sant Joan de Déu como educador social. Desde que inicié el proceso de selección leí mucho sobre esta Institución, que hasta el momento sólo ubicaba en el sector sanitario. Cuál fue mi sorpresa al descubrir que estaba equivocado, que es una Institución destinada a ayudar a las personas, en cualquiera de sus ámbitos. En ese momento tuve claro que yo quería formar parte de ella, era mi sitio, un lugar en el que poder dedicarme a ayudar a las personas, mi gran vocación.

Y así fue, me ofrecieron pertenecer a un proyecto donde se unen dos grandes ámbitos como son el sanitario y el social, en un mundo tan desconocido para muchas personas como es la salud mental. Me pareció una oportunidad muy interesante para poder crecer profesional y personalmente.

En Abril de este mismo año, nos embarcamos en esta gran aventura llamada “Acompanya’m”. Las primeras semanas, en las que todavía no habían llegado los usuarios, se respiraba la ilusión de cada uno de los profesionales que formamos el equipo, así como también algo de inquietud por saber cómo iba a evolucionar el proyecto. Uno de nuestros objetivos era ofrecer las mejores condiciones para los chicos que estaban por venir, y sobretodo, organizarnos para poder enlazar el trabajo de cada uno de nosotros. Psiquiatras, psicólogos, enfermeros, auxiliares, trabajadores y educadores sociales, teníamos que unirnos para poder seguir la misma línea de trabajo y tener claras nuestras funciones.

Hoy, después de seis meses, puedo decir, que me siento igual de ilusionado que el primer día, quizás por lo que puedo llegar a aprender en cada momento y en cada una de las situaciones en las que nos encontramos. Es muy interesante poder ver, como desde cada uno de los profesionales se ofrecen conocimientos y se trabaja “codo con codo” para poder llegar a lo que se busca, una mejoría en nuestros usuarios. Y sí, después de este tiempo, vemos como muchos de ellos, han podido generar un cambio en sus vidas a mejor, como han creado vínculos afectivos entre ellos y con los profesionales, y esto, para nosotros, es la mejor recompensa.

 

Hospital Sant Joan de Déu Barcelona