El objetivo es atender a personas necesitadas y vulnerables

Mi trayectoria en la Orden, desde 1965 hasta 2007, fue en los distintos hospitales de la Provincia de Aragón San Rafael. En este año fui destinado al Albergue de Valencia como un hermano más, pensando que podría colaborar en tareas administrativas como había hecho siempre.

No fue así, pues me destinaron al botiquín, cometido que me costó bastante, al desconocer el mundo de las medicaciones y lo que lleva consigo. Después de un tiempo tuve que asumir el rol de Superior que acepté con voluntad de ayudar a los Hermanos y colaborar en las tareas de la obra asistencial, propias de una persona de cierta edad.

De mi experiencia en el Albergue puedo decir que al principio me costó un poco, pero después, si bien es verdad que era una ocupación distinta, en el fondo era atender a personas necesitadas y vulnerables. Cuesta entender que haya personas jóvenes que se encuentren en esa situación. Los motivos serán múltiples pero no es una situación positiva para la persona y, por ello, hay que comprender, aceptar y amar.

Además, hace unos pocos años, debido a la situación económica favorable veías que algunos encontraban algún trabajo, cosa que ahora es menos que imposible. Por ello nuestra tarea en Serveis Socials Valencia es más necesaria que nunca.

Además de la colaboración en el Albergue, creo que es importante el papel que juega el grupo comunitario. Si te encuentras aceptado y valorado el cometido en la labor asistencial es más llevadera.

Los principios siempre son difíciles pero después cada uno se sitúa en su sitio, asumiendo los cometidos en la obra asistencial y en la construcción de la Comunidad.

Agradezco que ahora pueda colaborar en pequeñas tareas asistenciales y dedicarme a mis cosas personales. Si siempre han sido necesarias personas que colaboren desinte resadamente, mucho más en los tiempos en que vivimos.