"Las nuevas infraestructuras nos permiten abordar nuevos proyectos"

¿Qué valoración hace del traslado?

Dedicamos mucho tiempo y esfuerzo a la planificación previa de todo el proceso de traslado (equipamiento, organización de la plantilla, distribución de las plantas, destino de los pacientes, etc.). Meses antes, creamos grupos de trabajo de tipo multidisciplinar integrados por muchas personas del hospital, entre ellos todos los mandos intermedios, personal sanitario y no sanitario, comité de empresa, etc. Se fueron celebrando reuniones con un plan de trabajo determinado.
El día del traslado de los pacientes, el sábado 22 de noviembre de 2014, transcurrió todo con mucha normalidad. Hubo una gran participación por parte de todo el personal y se creó un ambiente agradable y festivo.

¿Qué sensaciones tuvieron antes y durante el proceso de cambio?

Responsabilidad, por la importancia de planificar todo bien; ilusión, porque por fin se convertía en realidad un proyecto que se inició mucho tiempo atrás; cansancio, por el esfuerzo físico y psicológico que ha supuesto. Te sientes afortunado, por tener la oportunidad de vivir un hito histórico en la Orden en Navarra; a veces frustración, porque en ocasiones somos más dados a resaltar los errores, que el trabajo bien hecho; gratitud hacia todas las personas que han colaborado y se han comprometido con el proyecto. De nuevo responsabilidad ante el futuro y compromiso con la Orden, con hacer las cosas bien.

¿Cómo han asumido los pacientes y familiares el traslado al nuevo edificio?

Con normalidad, sintiendo que todo estaba bien planificado (así lo manifestaron), con mucha tranquilidad, con alegría por poder estrenar las nuevas instalaciones y en su mayoría con comprensión ante las lógicas incidencias de tipo organizativo que han podido ir surgiendo al afrontar un cambio de esta envergadura.

¿Han cambiado los servicios del Centro con la apertura del nuevo Hospital?

Los servicios son los mismos y el personal también, pero hemos intentado distribuir los pacientes de una forma lógica en función de su patología y necesidades de cuidados. Podríamos resumirlo diciendo que los pacientes hospitalizados se distribuyen según unidades funcionales. 

¿Qué mensaje envía a la plantilla tras la consecución de un hito tan relevante para la Orden en Pamplona?

En general, envío un mensaje de agradecimiento, por su implicación y compromiso con esta Institución y a la vez les pedimos que sigan siendo ejemplo de transmisión de los valores de la Orden, tanto en el trato al paciente y sus familiares, como en el trato con sus compañeros.

¿En qué posición queda el Hospital en el escenario sanitario de Navarra?

La posición sigue igual, el Hospital San Juan de Dios siempre se ha considerado parte de la sanidad pública de Navarra. La ventaja es que las nuevas instalaciones nos permiten hacer mejor lo que veníamos haciendo y asumir proyectos que hasta ahora eran imposibles en el viejo hospital. 

¿Cómo están siendo los primeros días de trabajo en la moderna infraestructura?

De adaptación y de oportunidad, ambas por el cambio tan grande que ha supuesto este traslado: nuevas estructuras, en algunos casos también nuevos compañeros, nuevos procesos… nueva organización en definitiva y, por lo tanto, una estupenda oportunidad para mejorar.

 ¿Cuál sería el futuro ideal para el Hospital?

La identidad del hospital dentro de la sanidad pública de Navarra está muy asentada y lo lógico es que la evolución de la población y la mejora de las instalaciones nos afiance como un hospital dedicado a la atención al paciente mayor, al paciente en situación de cuidados paliativos y a la realización de cirugía mayor, ahora con la posibilidad de asumir mayor complejidad que antes. Así mismo, estamos abiertos a poder abordar nuevos proyectos que las nuevas infraestructuras ahora nos permiten y que sean necesidades de salud no cubiertas de la sociedad, siempre de forma coordinada con y para la sanidad pública de Navarra.
 
 
Pablo Obis Pastor