Nuestros recursos son una fase en el proyecto vital de estos jóvenes"

¿De dónde provienen la mayoría de estos jóvenes?
En un porcentaje muy elevado proceden de países del Magreb, principalmente de Marruecos, alrededor del 80%, y en menor proporción Argelia. También llegan muchos jóvenes de países del África subsahariana. Y en menor medida acogemos algunos casos de Pakistán o Albania. Países con un único caso, por ahora, son India y Afganistán.

Nuestros datos son muy similares a los datos oficiales publicados.

¿Qué edades suelen tener los jóvenes que llegan?
La franja de edad más habitual se sitúa en los 16-17 años, donde muchos se encuentran muy próximos a la mayoría de edad. Algunos de los jóvenes han llegado con 13-14 años, pero no es muy habitual. ¡El más joven que hemos acogido tenía 11 años!

Tenemos también un grupo de jóvenes que declaran ser menores de edad, aunque es muy probable que superen la mayoría ampliamente. Cuando no existe documentación se concede el beneficio de la duda mientras no se demuestre lo contrario. Es comprensible esta picaresca cuando las oportunidades del sistema son radicalmente diferentes en función de la fecha de nacimiento.

La mayoría de jóvenes son de sexo masculino, ¿no hay chicas que buscan un futuro mejor?
La información publicada recoge porcentajes entre el 3% y el 5% del total de las llegadas de menores. Esta gran diferencia se explica por dos motivos principales: el primero de ellos es el factor cultural, ya que en los países de origen se considera más arriesgada la migración para las chicas, por el peligro de abusos y explotación en el tránsito y la llegada al país de destino; el segundo motivo es que es probable que algunas chicas lleguen mediante redes de explotación o sean captadas a su llegada, por lo que no entran en el sistema de protección y no son identificadas y contabilizadas en las estadísticas.

¿Cuáles son las principales dificultades que encontráis en la atención a estos jóvenes?
Se trata de una atención compleja, porque nos marcamos muchos objetivos, todos ellos ambiciosos, en un período de tiempo a menudo muy limitado. Pretendemos acompañar a los jóvenes en un proceso educativo y formativo, con la mirada puesta en el medio plazo, para que puedan ser ciudadanos de pleno derecho. Para ello realizamos los trámites necesarios para que obtengan un NIE que les abrirá algunas puertas, pero cuando llegan a la mayoría de edad y no ha sido posible, algunas de esas puertas se cerrarán por un tiempo prolongado. En un sistema administrativo lento y con tintes kafkianos, añade incertidumbre a los jóvenes y profesionales.

También trabajamos para que conozcan el idioma y la sociedad de acogida, con las normas culturales que la rigen y los procedimientos administrativos con los que tendrán que lidiar a lo largo de los años.

El bagaje de desinformación e idealización con el llegan genera una enorme frustración, por lo que comienza un proceso de adaptación de expectativas. Y aquí es clave la tarea de los profesionales. Llegan después de un camino muy difícil y aquí les damos el mensaje de que las dificultades seguirán por un tiempo. Es duro, pero es realista.

¿Tenéis éxito en todos los casos?
El éxito es difícil de medir por lo que tiene de relativo. Pero de forma muy sucinta podemos calificar de exitosos los casos en los que un joven obtiene documentación que le permite estudiar, trabajar y ser un ciudadano de pleno derecho. Estamos satisfechos con aquellos jóvenes que abandonan nuestros recursos con autonomía económica y laboral, un buen conocimiento del idioma y una visión realista y madura de la sociedad de acogida. Cuando no es posible, esperamos haber ayudado en su orientación. Nuestros recursos son una fase en su proyecto vital, que comenzó antes de conocernos y que seguirá después de dejarnos. Los profesionales de nuestros recursos se esfuerzan para equipar a estos jóvenes con herramientas que les ayuden a afrontar mejor su futuro. El sistema de protección tiene fecha de caducidad, por lo que no podemos perder de vista que, tras el momento de retirar la red, el objetivo es que sean ciudadanos autónomos.

Sant Joan de Déu Terres de Lleida - Almacelles