“Mi experiencia en este trabajo me ha ayudado a entender mejor la atención centrada en la persona”

Marc Rovira

Siempre resulta difícil realizar un resumen de tu experiencia profesional en un proyecto. Haces memoria y se te aglomeran recuerdos, situaciones y emociones. Es difícil cuando en el proyecto profesional tratas con personas tanto como destinatarias de tu trabajo como en el ejercicio con el equipo de colaboradores.

En primer lugar, quiero hacer mención de los compañeros médicos que se incorporaron desde el inicio en el centro: el Dr. Enric Carral que promovió los principios asistenciales y que su deceso repentino marcó a un equipo joven y muy ilusionado, y la Dra. Mireia Urrea con la que he compartido codo a codo las transformaciones rápidas y sustanciales del perfil de paciente atendido.

La historia marca el presente y futuro, y nunca mejor dicho en una organización que ha sabido mantener unos valores fundacionales vivos durante más de quinientos años. Nuestros orígenes fueron la herencia de un grupo importante de pacientes institucionalizados durante muchos años y con un factor común una patología psiquiátrica, en muchos casos residual, y dónde lo prioritario eran las necesidades propias de una edad avanzada.

La atención de estos pacientes nos ha hecho expertos y referentes en la atención del paciente psicogeriátrico en el ámbito sociosanitario de nuestro territorio y con peculiaridades propias, que nos permiten la transmisión de unos valores. Esto es uno de los motivos que nos ha hecho ser pioneros en nuestra área en el desarrollo de la norma Libera Care (reducción de sujeciones) dentro del programa de la Fundación de Cuidados Dignos. Uno de los aciertos y de los que como profesional sanitario me siento orgulloso, es que el proyecto, en el Sociosanitario, surge del propio equipo asistencial, de las bases, aparece como una inquietud y un malestar con la prescripción de las sujeciones y esto hace buscar alternativas y una formación en el proceso. Lo que denota querer trabajar de una forma distinta y unas ganas de ser dinámicos en la adaptación del equipo a las necesidades cambiantes del perfil del paciente.

Mi experiencia en este trabajo me ha ayudado a entender mejor la atención centrada en la persona y extrapolar y poder aplicar mis conocimientos en Cuidados Paliativos y poder ofrecer una atención priorizando la calidad de vida del paciente.

En estos años hemos ido observado una mayor presencia de familias implicadas en los cuidados de los pacientes que, en la actualidad proceden de los distintos niveles asistenciales comunitarios, lo que ha precisado de un cambio importante en la intervención. No podemos obviarlos sino que hemos de incorporarlos en los objetivos y tomas de decisiones de los planes terapéuticos individualizados. Las entrevistas tienen una estructura más dinámica y han de tener un carácter más interdisciplinar. Hemos de dar respuesta a todo un crisol de preguntas del propio paciente y de sus familiares, y pienso que es importante que no fragmentemos el caso sino que sepamos dar una visión global  y atención integral de cada uno de los problemas.

Esta visión nos hace sensibles a cada uno de los profesionales en la recogida de información y la puesta en común para conseguir el mejor diagnóstico y poder marcar unos objetivos realistas y las alternativas de solución más adecuadas. Poder hacer una intervención en lo somático, psicológico, social y también en lo espiritual, si se detectan necesidades, desde un único equipo asistencial que es el referente para el paciente y su familia. Esto hace que tengamos que trabajar desde la proximidad, accesibilidad y el diálogo.

En resumen, creo que mi colaboración en este proyecto, me permiten aplicar aspectos aprendidos en experiencia profesional previa y me hacen crecer y desarrollarme como una persona mejor.

Sant Joan de Déu Serveis Sociosanitaris - Esplugues de Llobregat (Barcelona)