Han sido años de maduración personal y de aprendizaje continuado"

Me ha gustado mucho la entrevista. Gracias, me comenta Núria al finalizarla. Núria Roca es una referente en el Campus Docent, para los alumnos y para sus compañeros. Ha trabajado durante 46 años en la Orden Hospitalaria, primero en el Hospital Sant Joan de Déu de Esplugues y durante más de 30 años en la Escuela Universitaria de Enfermería, hasta este momento en que acaba de iniciar su etapa de jubilación. Enfermera y docente, ha desarrollado su larga trayectoria profesional dedicada a cuidar y a enseñar a los demás, siempre comprometida con la transmisión de los valores institucionales.

Nos remontamos 46 años atrás: 1 de octubre de 1973, Hospital Maternoinfantil Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregat. ¿Cómo fueron esos inicios?
Recuerdo mis inicios en el Hospital Sant Joan de Déu, en Neonatos, como una de las etapas más felices e ilusionantes de mi vida. Llegué muy joven y descubrí un mundo, el hospitalario, que era desconocido para mí pero que me atrapó desde el principio. Tuve la suerte de encontrar un equipo fantástico de enfermeras, médicos y supervisores que me acogieron y, sobre todo, me enseñaron a cuidar. Durante los 13 años que estuve en Neonatos aprendí como cuidar a prematuros y recién nacidos con enfermedades graves y muy graves, y también aprendí a cuidar a los padres (su sufrimiento y duelo en muchos casos). Comprendí que el trabajo en equipo y la comunicación eran fundamentales para desenvolverme como profesional, y que la empatía, el respeto, la calidad y la responsabilidad eran imprescindibles en cada una de nuestras acciones. También me hice mayor: formé parte del primer comité de empresa de la democracia, tuve mi primer hijo y llegó un momento en que me planteé cambiar para aprender más y conocer un ámbito diferente. En 1986 pasé a la Escuela Universitaria de Enfermería (hoy Campus Docent).

Cambios de ubicación del centro, cambios de planes de estudio, la entrada en el Espacio Europeo de Educación Superior, etc. ¿Qué ha significado la Escuela Universitaria de Enfermería (ahora Campus Docent) en tu vida?
El Campus Docent ha sido mi segunda casa durante 33 años. También tuve la suerte de encontrar un equipo que me acogió y ayudó desde el primer día. Para mí, los años en el Campus Docent han sido años de maduración personal y de aprendizaje continuado. En la docencia nunca sabes demasiado y siempre tienes retos nuevos. El paso de la asistencial a la docencia fue difícil. Yo era una enfermera pediátrica con experiencia en neonatos y pasé a la docencia de la enfermería médico-quirúrgica. Tuve que estudiar mucho y diferente. Durante estos años hemos cambiado de ubicación y de planes de estudio varias veces. Esto ha significado más presión, pero repensar el plan docente también ha sido un estímulo para ponernos al día, reflexionar y compartir qué es la enfermería y cómo queremos enseñar a nuestros estudiantes.

Enfermera, docente e investigadora. ¿Qué aspectos destacas de cada una de estas profesiones? ¿Cómo las has compaginado durante estos años?
Durante mi trayectoria en el Campus Docent he compaginado la docencia, la investigación y la gestión. No he trabajado en la asistencia, imposible abarcarlo todo. Estar en los tres ámbitos es muy complicado y tienes que sacrificar una gran parte de tu vida personal. La carga de trabajo es muy elevada y en la docencia universitaria la exigencia es alta. De la docencia destaco el contacto con los estudiantes. Transmitir conocimientos y ver que los adquieren es muy gratificante. Los estudiantes te dan vida y te “obligan” a dar respuesta a sus necesidades educativas. Son el motor de la vida universitaria. Siempre he mantenido una estrecha relación con ellos. Me gusta mucho la docencia y la he disfrutado. En cuanto a la investigación, es una función que los docentes debemos desarrollar. No me considero investigadora, pero he tenido la oportunidad de participar en varias investigaciones y ha supuesto un plus de aprendizaje. La investigación es fundamental para aumentar los conocimientos de la profesión y mientras investigas vas aumentando tus propios conocimientos sobre el tema en que estás trabajando. Por último, la gestión. La gestión es muy compleja y a veces frustrante pero también forma parte del trabajo diario en cualquier institución y tiene aspectos muy positivos. Yo he tenido la oportunidad de formar parte del equipo de dirección en los últimos años de mi vida profesional. Ha sido una experiencia importante. Me ha reforzado en la idea de cuáles deben ser algunas de las características que creo deben tener los equipos de dirección: proximidad, trabajo en equipo, comunicación fluida (importante la escucha activa), transparencia, calidad y responsabilidad. Yo diría que deben ser hospitalarios con todo el equipo.

Imagino que ahora es un momento de hacer balance de toda tu trayectoria profesional, profundamente vinculada a la Orden. ¿Cómo te sientes?
Siento que ha sido honor y un placer enorme haber formado parte de la Familia Hospitalaria de Sant Joan de Déu. Entré de muy joven y me marcho mayor. Aquí se me ha pasado la vida. Me he desarrollado como persona y como profesional. Me siento muy vinculada emocionalmente y siempre llevaré la institución en el corazón. Son muchos años, muchos recuerdos, muchas personas y muchas experiencias. No se pueden borrar por más años que pasen.

Patrícia Álvarez Artiga
Campus Docent Sant Joan de Déu
Campus Docent Sant Joan de Déu - Barcelona