Fomentamos la transparencia y realizamos una gestión responsable

El centro que tú gestionas, ¿sigue una política de buen gobierno y promueve los valores de la Orden en su trabajo diario?

La práctica de los valores en la actividad diaria, son un elemento distintivo e irrenunciable de la Orden Hospitalaria y dan sentido a nuestra vinculación al Hospital y a lo que hacemos. La sostenibilidad y la responsabilidad en nuestra gestión, es primordial para garantizar la viabilidad del proyecto asistencial y de mantener vivo el Carisma y la Identidad de la Orden Hospitalaria.

Desde la Dirección del Centro se fomenta la transparencia y realizar una gestión responsable, garantizando la sostenibilidad del Centro, en coherencia, con los Valores de la Orden. Por ello,  en julio de 2016 se definió el Código de Conducta del HSJD de Zaragoza, tomando como base los diferentes documentos publicados por la Orden Hospitalaria San Juan de Dios (Provincia de Aragón – San Rafael), entre ellos, el Código de buen Gobierno. Este documento, establece los principios éticos y normas de conducta que todas las personas, tanto contratadas como vinculadas con el HSJD, deben tener, actuando con integridad, transparencia e inspirando confianza, cumpliendo el código, las leyes, reglas y normativas vigentes que le son de aplicación, así como las directrices establecidas por la Orden Hospitalaria San Juan de Dios.

Nuestro deseo es ir más allá del cumplimiento legal y mantener los estándares éticos más elevados y la mayor integridad en la forma en que realizamos nuestra actividad para garantizar una gestión de los recursos capaz, transparente y sostenible y un funcionamiento responsable, eficaz y eficiente.

¿Cómo se trabajan estos valores con los profesionales del centro y las personas que atendéis?

Humanización, asistencial integral, equipos interdisciplinares, calidad, son conceptos que todos nuestros profesionales conocen y nos identifica en nuestra actividad asistencial.

En nuestro centro  hemos desarrollado un sistema de gestión integral denominado “Modelo de excelencia centrado en la persona” (MECP) y se fundamenta en  “cómo” concebimos el concepto de responsabilidad y transparencia en nuestra gestión y “cómo” se practica, con la voluntad de producir un impacto positivo sobre nuestro entorno más directo, pero también, sobre la Sociedad Aragonesa. Con su implementación y seguimiento sé que trata de dar respuesta al enfoque de Atención Integral recogido en nuestra Misión, Visión y Valores, conjugando dos aspectos clave: La calidad de nuestro trabajo y la calidez en el trato.

El modelo viene marcado por el Carisma propio de la Orden, se despliega a través de 6 ámbitos de trabajo: Liderazgo y Estrategia: identidad y sostenibilidad; Sistema de Gestión Integrado: mejora continua, excelencia e innovación; Atención Humanizada de la Salud: integral, cálida y de calidad; Nuestro Impulso: Profesionales y Voluntarios; Gestión de Alianzas y Recursos y Dimensión Solidaria y Responsable con la sociedad.

Por tanto, no es un modelo dirigido solo a nuestros usuarios, sino también a nuestros profesionales y a los voluntarios que hacen posible el desarrollo de nuestra actividad, a la sociedad aragonesa, y a todas las partes interesadas con las que nos relacionamos y sobre las que puedan tener efecto las acciones que llevamos a cabo para conseguir nuestra misión.

Además nos ha permitido monitorizar de forma continuada nuestro trabajo, el nivel de calidad del mismo, la adecuación y desarrollo de nuestros profesionales, la satisfacción de nuestros usuarios, así como el % de consecución de nuestra estrategia. Gracias a ello, la mejora continua de nuestros procesos de trabajo y la innovación está siendo constante.

¿Cómo entiendes la misión compartida en el futuro más próximo?

Hasta ahora los hospitales desarrollaban su actividad en entornos relativamente estables y seguros. Se han establecido como organizaciones cerradas, sin ninguna inquietud por la competencia. Pero esto está cambiando rápidamente. Las políticas centradas en atender las necesidades reales del territorio y, a la vez -paradójicamente-, en la contención de los crecientes costes sanitarios, van calando en la cultura de la organización y de sus profesionales.

Considero que en nuestro entorno debemos dar un paso más, estando en primera línea ante nuevos escenarios y avanzar con los tiempos, sabiendo reaccionar en tiempo y forma a las nuevas tendencias.

Nuestra propuesta para los próximos años recoge la definición de un plan global cuyo enfoque alinee las necesidades de la Comunidad en relación al paciente crónico con nuestro modelo de atención y humanización de la asistencia pero consideramos que este modelo debe estar sustentado en el uso de las nuevas tecnologías de la información, como una nueva línea de prestación asistencial que se oriente a una mejora atención al usuario y añada valor al servicio que prestamos a la población aragonesa.

Se fundamenta en:

  • Comprender, valorar y gestionar las necesidades y expectativas propias y de nuestros grupos de interés.
  • Considerar el impacto que las actividades que desarrollamos en el Hospital producen en el medio ambiente, en la economía y en la sociedad en general.
  • Dar mayor importancia al beneficio social y al desarrollo humano sin dejar de lado la sostenibilidad económica, a través de la innovación y la mejora continua para conseguir la mayor eficiencia posible.

Para conseguirlo se han adecuado las estructuras y flexibilizado los procesos del Centro para mantener el nivel de competitividad, adaptándonos en todo momento a las necesidades de nuestro entorno, en constante cambio, y siempre atendiendo a los cambios tecnológicos, sociales y económicos que se dan en la actualidad.  Estamos convencidos de que se trata de un gran reto, con una gran utilidad social y estamos encantados de compartirlo con todos.

Hospital San Juan de Dios - Zaragoza