La experiencia es un grado

El testimonio de Juan Carlos nos hace conocer, desde su experiencia, de enfermero gestor, cómo los enfermeros y las enfermeras lo dieron todo por los ciudadanos. También hace crítica constructiva y propuestas de mejora para este Servicio tan básico y esencial en situación de emergencia extrema. Desde su vivencia de bombero-enfermero-persona, de los sentimientos, emociones y de las estrategias que pone en marcha para asumir lo que su profesión comporta.

«Sabía perfectamente a lo que iba porque tenía una cierta experiencia, entiendo que la gente que no ha pasado por este trance les sorprenda mucho, muchísimo, lo que iban a ver y las condiciones de trabajo.»

«Nos instalamos en lo que era la antigua Telefónica, en el Portal de l’Àngel con Plaça Catalunya, dejamos los vehículos y fuimos andando hasta Plaça Catalunya con las Ramblas. Allí hay una tienda de El Corte Inglés desde donde se organizó un hospital de campaña; se apartaron las mesas y el Servei de Emergències (SEM), que ya estaba allí, empezó a hacer su trabajo. Entonces acordamos con los directores territoriales del SEM constituir junto a la Guardia Urbana lo que llamamos “célula de evaluación”, esto es un protocolo que habíamos estado trabajando todo el año para saber logísticamente que teníamos que hacer. Mientras el SEM preparaba el hospital y ordenaba su funcionalidad, yo me dediqué a ordenar nuestras ambulancias.»

«¿Que si funcionaron bien los protocolos?, considero que sí, en 90 minutos todo el mundo estaba evacuado, fue un éxito pero si me pides si se pueden mejorar las cosas, ¡pues claro que sí!, la gente de emergencias trabajamos bajo la ley de Murphy, todo ocurre cuando menos te lo esperas. A nosotros nos afectó, básicamente, en dos temas, por un lado, con las comunicaciones que quedan anuladas; y por otro, con la llegado del material Accidente con Múltiples Víctimas.»

«Lo más importante es intentar que todo funcione. Lo cierto es que en hora y media estaba todo el mundo fuera. Los hospitales de campaña empezaban a recibir a todos los que habían salido corriendo y tenían golpes o heridas, crisis de ansiedad muchísimas.»

«Fue duro tener que hacer el recuento de víctimas mortales; a medida que avanzaba la tarde y llevábamos más de dos horas atendiendo, se persona un oficial de los Mossos d’Esquadra y nos dice que tener que montar una comitiva judicial porque no saben exactamente el número de víctimas mortales. La Rambla estaba vacía, custodiado por la policía y los cuerpos estaban allí, entonces tuvimos que organizar esta comitiva con el oficial de los Mossos, yo bajé personalmente junto al médico del SEM. Hicimos un reconocimiento de los cuerpos apuntando las características de cada uno porque muchos eran extranjeros, la edad aproximada, confirmar la muerte que era evidente. Al final se confirmaron doce víctimas en las Ramblas porque la víctima 13 que buscaban estaba ya en el hospital.»

[leer testimonio completo]

> Más testimonios