Esperamos seguir avanzando en este proyecto y afrontar aquellos retos que el futuro en esta pequeña gran familia nos aguarda"

Creo que fue Sócrates quien dijo que “solo existe un mal en el mundo; la ignorancia”. Esta afirmación la oí por primera vez en una clase de Historia de la Filosofía, en el Bachillerato. Para mí, esta frase refleja uno de los males que tenemos
como sociedad y que en mi profesión nos hace combatir este elemento desde otro punto de vista o perspectiva y a la vez nos recuerda quienes somos y a quién estamos intentando educar.  Llevo ya 2 años en el Centro de Primera Acogida en el Área de Integración Juvenil de Sant Joan de Déu Terres de Lleida (Almacelles) ejerciendo como Educador Social y también como formador de los jóvenes en el PFI de Actividades Agropecuarias. No sabía que me encontraría en mi primer día, ya que nunca había trabajado con jóvenes que han emigrado de su país de origen. Fue entonces cuando volví a recordar esa frase de Sócrates y pensé en ese hecho. Una ignorancia camuflada entre los tejidos del racismo, del miedo a lo desconocido y a la falta de compromiso. Pero aun así creí en esta oportunidad que se presentaba delante de mí y me sentía preparado para afrontarla. Encontré un centro nuevo, nuevos compañeros, una nueva dirección y métodos de trabajo y formas de hacer diversas. Me encontré a un grupo de jóvenes con una maleta de deseos e ilusiones de una vida mejor cargadas en su espalda, un equipo más que preparado para afrontar lo que viniera con ganas de crear un proyecto común con muchas aportaciones y experiencias para nutrirlo. También sentí que formar parte de Sant Joan de Déu era como tener un espacio de acogida cercano y familiar a la vez. La Dra. Vanessa Pera me dijo: “Ya lo verás Oriol, aquí somos una pequeña gran familia.” ¡Toda la razón!

En definitiva, estos 2 años que llevo con vosotros me están sabiendo a poco, ya que en tan poco tiempo hemos experimentado un cambio sustancial en cuanto a calidad y modo de trabajar en el que intentamos siempre mostrar e inculcar los valores de nuestra entidad y sobretodo, el principio de Hospitalidad que tanto la caracteriza. También observo y veo como nosotros vamos progresando a la vez que el espacio también va creciendo y se nos ofrecen nuevas oportunidades. Mi trabajo no carece para nada de ningún sentido y observo, con gran satisfacción, que la frase de Sócrates ha ido desapareciendo de mí día a día. Ahora sólo esperamos seguir avanzando en este proyecto y afrontar aquellos retos que el futuro en esta pequeña gran familia nos aguarda…si es que la ignorancia nos respeta, claro.

Me gustaría acabar con creo que fue Sócrates quien dijo que “solo existe un mal en el mundo; la ignorancia”. Esta afirmación la oí por primera vez en una clase de Historia de la Filosofía, en bachillerato. Para mí, esta frase refleja uno de los males que tenemos como sociedad y que en mi profesión nos hace combatir este elemento desde otro punto de vista o perspectiva y, a la vez, nos recuerda quiénes somos y a quién estamos intentando educar.

Sant Joan de Déu Terres de Lleida - Almacelles