La esencia de San Juan de Dios sigue estando de absoluta actualidad"

El Hno, Gabino Gorostieta, superior de la comunidad de Hermanos del Hospital San Juan de Dios Pamplona-Tudela, está padeciendo los efectos del contagio por COVID-19 y está hospitalizado junto a los otros tres religiosos que conforman la comunidad. Ellos están viviendo, en primera persona, el esfuerzo de los profesionales de la salud por atender a los pacientes anteponiendo, en ocasiones, los cuidados a la persona a su propia seguridad. De ahí la afirmación tan rotunda del titular porque el Hno. Gabino ha podido comprobar que el carisma de San Juan de Dios está plenamente vigente.

¿Cómo están viviendo esta crisis del coronavirus en la comunidad de Hermanos?
 
Hemos querido acompañar en todo momento el esfuerzo de los profesionales. Está siendo una nueva realidad, dura y desconocida para todos, que ha requerido y nos exige una respuesta sanitaria y social. Además ha planteado  escenarios emocionales y espirituales de profunda afectación para pacientes, familias y profesionales. Si nos ceñimos a la Comunidad, llegado el momento tuvimos que retirarnos atendiendo las medidas dictadas en el confinamiento y nuestro apoyo a quienes actuaban en primera línea pasó a ser “desde la distancia”. Los cuatro Hermanos hemos sido hospitalizados debido al Covid-19 pero con síntomas llevaderos, dos de nosotros continuamos hospitalizados en espera de que la próxima semana nos realicen la prueba PCR y su resultado nos permita volver a la Comunidad.
 
Esta situación es todo un reto para los profesionales de la salud de San Juan de Dios que siguen poniendo a la persona en el centro de su atención a pesar de todas las medidas de prevención que han debido tomar, ¿qué opinión le merece su actuación?
 

El personal continúa trabajando de una manera muy entregada, muy cercana y atenta a las necesidades, sin miedo, anteponiendo los cuidados al paciente a su propia seguridad. Vuelvo a repetir que la realidad que estamos viviendo es una situación inimaginable y difícil de asimilar incluso para quienes tienen una vocación sanitaria. Esta pandemia ha puesto a prueba el compromiso laboral y personal de los profesionales de la medicina, la enfermería, la psicología, el trabajo social, la rehabilitación… y también el de técnicos, auxiliares, plantilla de limpieza… Es ahí, en las actitudes que han mostrado, donde hemos podido saber que el carisma, la esencia de San Juan de Dios, ha estado presente y de absoluta actualidad.
 
Y el papel del voluntariado, ¿dónde ha quedado en esta crisis?
 
Debido a las normas estipuladas desde el Ministerio de Salud se redujo la afluencia de personas al hospital como medida para frenar posibles contagios y la Dirección del centro decidió limitar el acceso de voluntarios. Ahora mismo se está planificando su reincorporación. Los hemos sentido con nosotros porque las nuevas tecnologías les proporcionaban la manera de enviar su apoyo, de estar con los profesionales, de animar… y su ausencia nos ha recordado la importancia de su labor con los enfermos. Los hemos echado de menos.

Comunicación OHSJD Aragón