"Es necesario, a nivel simbólico, cambiar el pijama hospitalario por el mono de trabajo"

Hace algunos años que trabajo en inserción laboral, intentando apoyar a personas con algún tipo de discapacidad que ya trabajan o quieren lograrlo. Muchas veces he observado en estas personas una identidad vulnerable, dañada por unas circunstancias difíciles. Sabemos que la vivencia de un entorno  hostil a las limitaciones personales, debilita nuestra identidad; pero si topamos con la sobreprotección, obtendremos idéntico resultado.

Pienso que es necesario, a nivel simbólico, cambiar el pijama hospitalario por el mono de trabajo. Este será, en algunas ocasiones, el inicio de la reconstrucción de la autoestima mediante la incorporación de un rol positivo. Y esa tarea podemos hacerla desde el empleo protegido, como se ha demostrado ampliamente.

Nunca niego la limitación específica evidenciada en un certificado/ diagnóstico, pero es la cara de la moneda que prefiero obviar. La otra cara es (que los psiquiatras me perdonen) la más interesante: capacidades y metas personales, el esfuerzo y la ilusión.

Un fanático del ciclismo, el antropólogo francés Marc Augé, escribió que “el primer pedaleo constituye la adquisición de una nueva autonomía, es la escapada, la libertad palpable”. Este señor hablaba de bicicletas, pero es una frase válida como metáfora del descubrimiento de nuevos caminos y del crecimiento personal.

“Para ser uno mismo, hay que ser alguien”, escribió Stanislaw J. Lec. Pues bien, queremos que los trabajadores de nuestra empresa se sientan importantes, porque lo son.

Y no tengo ninguna duda: el CET El Pla tiene las personas adecuadas para conseguir todos sus objetivos. Eso sí, tenemos que pedalear juntos.

CET El Pla - Almacelles (Lleida)