"El enfermero debe tener unas estrategias específicas de abordaje e intervención tanto a nivel orgánico como a nivel psicoemocional"

En la prestación de servicios que se ofrece a esta población por parte de un equipo interdisciplinar el rol enfermero en Salud Mental tiene especial relevancia. Sus competencias están relacionadas con la dirección, evaluación y prestación de cuidados orientados a la promoción, mantenimiento y recuperación de la salud. El equipo enfermero formula juicios profesionales, valora, diagnostica, planifica, ejecuta y evalúa cada uno de los cuidados que requieren los niños/adolescentes con trastornos mentales que se atienden. Cabe destacar que muchos de estos  niños presentan déficits y  complicaciones somáticas relacionadas con los antecedentes familiares y biológicos, que afectan asimismo el desarrollo y crecimiento desde edades tempranas. Asimismo, son frecuentes las somatizaciones y la expresión del malestar a través del cuerpo. El enfermero debe tener unas estrategias específicas de abordaje e intervención tanto a nivel orgánico como a nivel psicoemocional.

Una de las principales funciones del equipo enfermero es la intervención familiar y en el propio entorno de vida del niño. Cuando aparece cualquier enfermedad en la familia, la unidad es afectada en su totalidad, es un proceso colectivo que afecta a cada uno de sus miembros. Requieren una disponibilidad importante por parte del equipo enfermero el cual realiza cuidados a la familia en procesos preventivos, promocionales y de rehabilitación de la salud, de tal manera que cada una de las familias descubra las potencialidades y fortalezas para que ayuden a mantener los logros conseguidos. El centro y la sociedad requieren modelos inclusivos. El rol enfermero, tiene también como objetivo modelar en el propio entorno de vida natural del niño y/o adolescente, no duda en desplazarse al propio domicilio para fomentar y consolidar los aprendizajes adquiridos.

Hospital Sant Joan de Déu Barcelona