"Encontré la esperanza en el carisma hospitalario del Hermano Manuel"

Carme Vega

En abril de 2008 tuve la ocasión de acompañar a una delegación del Hermanamiento del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona a Sierra Leone.

Nos invitaron para apoyar a la Nursing School que había iniciado su andadura el septiembre del 2007. La idea era formar buenos profesionales que pudieran, en un futuro cercano, mejorar la atención a los pacientes del Hospital Saint John of God de Mabesseneh. En ese primer momento colaboramos con la Dirección de la Escuela en la concreción del plan de estudios. La dirección de la nueva escuela, y concretamente el Hno. Michael Koroma, nos pidió que ese apoyo no fuera puntual. Así surgió el hermanamiento entre ambas escuelas. Las primeras colaboraciones fueron dotar de material didáctico y mobiliario a la nueva escuela, además de un proyecto de becas que permitiera seguir los estudios de enfermería a personas con dificultades económicas.

Esa fue la parte formal de la experiencia, sin embargo, esas tres semanas en Sierra Leona tuvieron en mí un gran impacto personal. Ya conocía algunas realidades de comunidades latinoamericanas muy empobrecidas, pero no había visto nada parecido a lo que encontré en el Hospital de Mabesseneh. Me impresionaron enormemente las carencias estructurales con las que se enfrentaban los profesionales, la escasez y la rotación de personal, la gran pericia técnica que poseían, pero desligada de una cultura del cuidado como yo la entendía. Los buenos profesionales dejaban su trabajo ante ofertas laborales más atractivas, por lo que era difícil tener un equipo estable y preparado. Todo ello se sumaba a la situación de un país que aún no se había recuperado de su última guerra.

Y en medio de ese panorama, que a mí me parecía desolador, encontré la esperanza en el carisma hospitalario del Hermano Manuel. Él me enseñó que siempre se podía aliviar el dolor, aunque no hubiera morfina. Sus rondas para dar las buenas noches a los pacientes eran el mejor sedante para que éstos pasaran una noche más tranquila. Sabían que para alguien eran importantes.

Años después, los hermanamientos del Hospital de Mabesseneh con el Hospital de Barcelona y de la Nursing School con el Campus Docent y las sinergias entre ambos hermanamientos han dado sus frutos. Hoy han mejorado sensiblemente las infraestructuras del hospital, el personal de enfermería está incorporando la cultura del cuidar a la mera aplicación de técnicas, en la Escuela se están formando futuros profesionales con los valores juandedianos. La Hospitalidad, el respeto, la calidad y la espiritualidad se incorporan de forma intencionada en los estudios. No me cabe la menor duda que estos futuros profesionales mejorarán la atención enfermera, no solo en el Saint John of God, sino también en los hospitales del resto del país. Y todo ello no hubiera sido posible sin los esfuerzos, la colaboración y el entendimiento de todos los implicados, que han exigido respetar culturas, tiempos, ritmos y necesidades sentidas desde el propio contexto. Gracias Hermano Manuel por enseñarme a tener esperanza.

Campus Docent Sant Joan de Déu - Barcelona