"La convivencia es una práctica que se inicia desde el diálogo y el entendimiento"

Sara Bajiji

Tengo 21 años y viví 18 junto a Teresa. El día que entendí que no solo fue una guía para mí sino para todos, fue el día que supe quién era Teresa Losada.

Ella nos enseñó que no hay un “nosotros” sin un “ellos” porque “todos somos nosotros”; que la convivencia no es un término con el que crear un bonito discurso sino una práctica que se inicia desde el diálogo y el entendimiento. Que no hay más barreras que las que se crea la mente y, que es esa misma mente la única que puede derribarlas mediante el conocimiento y el saber. Que, cuanto más se conoce y experimenta otra cultura o religión, más se acerca y entiende uno la suya.

Este resultado se lo debemos a Teresa, mujer puente entre religiones, lazo entre comunidades, unión entre personas. Sembró las bases de una sociedad intercultural, interreligiosa, plural y heterogénea. Es nuestro deber procurar que la sociedad que ella quería crezca, pues es la sociedad que todos nos merecemos.

Siempre insistía en que nos formáramos, cultiváramos, nos empapáramos de saber para poder crear un proyecto global de sociedad, donde la diversidad es vista como riqueza y no como amenaza. Que no somos una simple generación de hijos de inmigrantes sino una generación de musulmanes catalanes. Que somos una pieza más de este gran engranaje y que, hasta que no encaje a la perfección, no logrará funcionar ni avanzar hacia ese proyecto global.

“Tu vida solo tendrá sentido cuando se la dediques a los demás” me repetía una y otra vez. Ahora logro entender todo el sentido que tuvo la suya, porque lo tuvo.

Fundació Bayt-al-Thaqafa