Cada uno podemos tener una percepción de los valores de Juan de Dios pero los hemos hecho nuestros"

Llegas con una idea sobre lo que va a tratar el fin de semana de espiritualidad, pero no te imaginas que esa idea se va al traste en un instante, lo primero, por el ambiente que se crea, es algo especial, en el que te sientes “como en casa”. Continúas conociendo como Juan de Dios transmitió los valores en los que creyó y te das cuenta que tú, a día de hoy los transmites de una manera distinta pero los entiendes de la misma forma y esto te hace tener un vínculo aún más fuerte con él y con la labor que desempeñas.

Aprendí ese fin de semana corto pero intenso que cada uno podemos tener una percepción de los valores de Juan de Dios, pero al igual que él los hizo suyos, nosotros los hemos hecho nuestros.