Anteponemos la dignidad de la persona por encima de todo

El centro que tú gestionas, ¿sigue una política de buen gobierno y promueve los valores de la Orden en su trabajo diario?

Nuestro modelo de asistencia se sustenta desde la perspectiva de una atención integral, continuada y coordinada. Una atención centrada en la persona. Este modelo de gestión no tiene sentido si no se sostiene sobre los pilares de los valores de nuestra Orden que son, sin duda, los que nos definen como organización. Ese estilo de San Juan de Dios que más que definirse, se percibe.

Desde la Comité de dirección entendemos que debemos ser los primeros en “contagiar” Hospitalidad y para ello, tenemos que ser especialmente diligentes en nuestra gestión, anteponiendo la dignidad de la persona por encima de todo, tanto de nuestros pacientes como de familiares, colaboradores y voluntarios. Sabemos que debemos ser eficientes y tener en cuenta que trabajamos en un ámbito que precisa un buen clima humano.

Nos encontramos ante un modelo ambicioso y exigente que requiere líderes integradores que trabajen con confianza, honradez y coherencia.  Eso exige nuestra máxima dedicación y lealtad, un trabajo que haga perdurable en el tiempo el estilo juandediano que nos hace únicos y del que nos sentimos orgullosos.

¿Cómo se trabajan estos valores con los profesionales del centro y las personas que atendéis?

Nuestra organización sitúa a la persona como su centro de interés fundamental y se asienta en bases sólidas como la defensa de la dignidad, el derecho a ser informado, el respeto a la libertad de conciencia, la participación y la exigencia de que se respeten las normas económicas justas, por eso es lógico que todos estos principios guíen nuestro modelo de gestión de personas, un modelo que nos ayudará a encontrar una manera especial de hacer las cosas, una forma particular de seleccionar, contratar y acoger, una forma específica de liderar, formar, hacer partícipe y compensar. Necesitamos personas que se conviertan en referentes, personas capaces de transmitir valores basados en la cultura de la hospitalidad y que los contagien a toda la organización.

Por lo que se refiere a nuestro modelo de asistencia, lo desarrollamos desde la perspectiva de la atención integral, continuada y coordinada. Este enfoque de atención centrada en la persona une los aspectos relacionados con la enfermedad con los relacionados con la vivencia de la situación por parte del paciente, tratando de entender a la persona de forma integral en su contexto.

Trabajamos además para que el paciente participe activamente en su proceso de atención y logre alcanzar su proyecto de vida. Para lograrlo, procuramos incorporar en la práctica una actitud de preocupación por la persona, sensibilidad hacia su vulnerabilidad y comprensión del sufrimiento.

¿Cómo entiendes la misión compartida en el futuro más próximo?

La misión compartida la vivimos como un reto tan exigente como motivador, el camino que nos ayuda a dar continuidad a este modelo en el que creemos, que nos diferencia y que nos hace únicos. 

Debemos para trabajar para poner a cada persona en el lugar que le corresponde, en el centro de toda atención y asistencia. Siendo compañeros en todos los procesos que nos encontramos. No olvidando esa esencia que nos mantiene como institución: la Hospitalidad.

Hospital Sant Joan de Déu - Palma - Inca